Letras, tragos e inspiración

Los bares favoritos de los escritores

Al igual que la música, las letras se encuentran peligrosamente vecinas a la obsesión por una copa en exceso. Cuando el bloqueo se apodera del escritor, hay veces que algún elemento estupefaciente es la única solución al mal. Tenemos grandes escritores ejemplo de lo anterior: cómo olvidar un Truman Capote y su creciente alcoholismo conforme avanzaba su narrativa periodística, o a Charles Bukowski y su etilismo literario todo para olvidarse de un padre abusivo.

El gusto por la copita implica hacerlo de manera social de vez en cuando, y esto se traduce en irte de paseo nocturno en búsqueda de un lugar que cumpla con tus expectativas. Conoce cuáles lugares eran los favoritos de algunos de los escritores más famosos.

El rey de los Bohemios

La White Horse Tavern en Manhattan, Nueva York, ha sido el bar literario por excelencia en la cultura estadounidense. Aunque los años más famosos de este bar fueron entre las décadas de los cincuenta y sesenta, sus inicios se remontan hasta 1880.

Clientes frecuentes: Aunque músico, algunos más bien lo consideraban poeta, Jim Morrison era uno de los asiduos a este bar; otras cabezas grandes incluyen al padre de la Generación del Beat y a su alumno favorito: Allen Ginsberg y Jack Kerouac, el último, un Beatnik atascado por antonomasia.

38730White Tavern en Nueva York
White Tavern en Nueva York (Especial )

El rey de los pubs

El lugar que tienes que visitar cuando vayas a Dublín es el Davy Byrnes, un pub irlandés cuyas especialidades se centran en la comida tradicional irlandesa y los mariscos. Este pub está en funciones desde hace 120 años y seguirá hasta el fin de los tiempos. 

Cliente frecuente: El autor irlandés James Joyce era cliente más que frecuente de Davy Byrnes y lo amaba a tal grado que hay varias referencias de este pub en una de las obras más importantes de la literatura, Ulises, donde Mr. Leopold Bloom se monologo-internea con este lugar:

“He entered Davy Byrnes. Moral pub. He doesn’t chat. Stands a drink now and then. But in a leap year once in four. Cashed a cheque for me once”

–James Joyce

38731El bar de James Joyce
El bar de James Joyce (Especial )

El rey de los borrachos

No podemos hablar de chupiescritores sin mencionar al papá de todos, Ernest Hemingway, novelista y periodista estadounidense quien se perdió en el fondo de la copita prácticamente desde siempre.

Como es un maestro, no podía tener sólo un antro-bar favorito, entre los lugares que se conocen están el Harry’s New York Bar en París, donde se inventó el Bloody Mary, por si te lo preguntabas, el Bar Hemingway en el Hotel Ritz en París, al cual le cambiaron el nombre en su honor y El Floridita en la Habana, donde nació el Daiquiri y donde todavía se encuentra el banquito donde siempre se sentaba Hemingway. Este hombre era definitivamente un conocedor.