¿Has aplicado el Brain Trainning para el sexo? Quizá sí y ni cuenta…

Es más fácil de lo que tú crees

Brain training sexo
Foto: ShutterStockTodo comienza con lo que le digas por teléfono

Si te gustan los videojuegos, muy probablemente ya sepas de qué se trata el Brain Training. Esta técnica, creada en Estados Unidos por el neurocientífico japonés Ryuta Kawashima, fue adoptada por Nintendo para hacer que los usuarios resolvieran rompecabezas, juegos de memoria y otros desafíos mentales. De esta manera, el cerebro se mantiene “ejercitado”, predispuesto para resolver problemas y para crear conexiones.

En el sexo también se puede aplicar y no es tan difícil. Cuando alguien te da una buena noticia, como un aumento de sueldo o un viaje sorpresa, aumentan los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, que no cesa hasta que el sueño o el deseo ocurre. Eso te mantiene feliz.

Para el sexo no hay que explicarte cuál es el momento esperado —¿o sí?—. La idea del Brain Trainning en estos casos es crear escenarios imaginarios que eleven el deseo de la pareja o con quien te vayas a “relacionar” para que ansíe llevarlos a la práctica.

¿Verdad que sí lo has hecho?

En caso de que no —¡aburrido(a)!— acá unos breves consejos: Todo está en las palabras que uses, ya sea por teléfono o Whatsapp, dale detalles de lo que te gustaría hacer: qué, cómo, cuándo y dónde. Fantasea, nada más ten cuidado de que nadie te cache. Entre más información sobre cómo lo harán, cómo responderá, qué le dirás, qué ropa tendrás puesta, MUCHO mejor.

Pero el Barin Trainning no sólo sirve para el pre, también para el durante. Ya juntos, que el fantaseo no pare. ¿Siempre han soñado hacerlo frente a alguien más? Bueno, pues éste es el momento. Imaginen este escenario, díganse a que a su alrededor hay cientos de personas que los observan. Uno va vestido de negro, otro usa lentes…

O bien, si no les late la onda exhibicionista, pueden decirle que se encuentran en alguna playa, con las olas del mar a un lado y que así lo harán cuando vayan a alguna playa desierta.

Si de plano no se te ocurre nada, retoma tus actividades del día. Cualquiera de los dos puede echar memoria para incluir ahí su momento cachondo.

El chiste de todo esto radica en jugar con sus pensamientos. Pruébalo sin miedo, verás que posicionar pensamientos en la mente de tu parejas es mucho más fácil de lo que alguna vez creíste.