Revista Chilango

Las 100 canciones que marcaron nuestras vidas

Octubre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Ya no te podrán obligar meterte al gimnasio...

5 posiciones sexuales para ejercitarte

12 de enero de 2013
Por  Nancy Martinez   

Estás frente al espejo, miras hacia el punto medio de tu cuerpo y desearías que ese prominente abdomen que cuelga sobre tus jeans desapareciera. Pero piensas: ¿a qué hora me voy a meter al gimnasio o de perdida salir a correr al parque? Tengo que trabajar, ir a la universidad, y al salir de cualquiera de estas actividades, estar con mi pareja, porque si no le dedico tiempo, existe un riesgo inminente de que al volverla a ver podría estallar como la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki.

A ver, momento. ¿Tienes pareja? Ya sea pareja formal o 'quiubolesqué'. ¿Sí? Bueno, pues si tomamos en cuenta que regularmente una relación sexual dura entre 20 y 30 minutos y que se practica entre una y 3 veces por semana, ya la hiciste, ya que durante una sesión de sexo intenso se pueden llegar a quemar 400 calorías.

A continuación te daremos algunos consejitos para hacer realidad la dieta del cucurucho:

Misionero
Misionero

Sí, muchos pensarán: qué aburrido. Esta posición tiene tan poca popularidad que incluso el año pasado una diputada ucraniana propuso prohibirlo por considerar que no favorecía a la fecundación (ya ven que en esos países les hacen falta chavitos). Bueno, pues a pesar de la mala fama de esta posición, se considera una opción muy buena para ejercitar el abdomen, los glúteos y la espalda baja. El punto es que los dos cadereen, es decir, mujeres: pongan de su parte.

Who let the dogs out?
Dog

El 'coito a tergo' (ahhh, qué formalidad), conocido vulgarmente como la posición del perrito, es una excelente manera para ejercitarse. Ambos tonifican el abdomen y la espalda baja, mientras que la mujer también le da duro a los tríceps y a los hombros. Además de ser una alternativa para ejercitarse, esta posición permite que haya contacto con el clítoris, así que ahí nomás se les queda de tarea hacerlo bien...

Dime vaquera
Vaquera

Con esta posición, la relación sexual se convierte en un práctico ejercicio cardiovascular. La clave está en que los movimientos permiten que la mujer ejercite la parte baja del abdomen, los músculos de la pelvis y los muslos. Si se quieren poner más rudas, pueden intentarlo apoyándose sobre los pies y no sobre las rodillas. Ay, dolor, ya me volviste a dar.

Itsi bitsi araña
Araña

Ambos se colocan boca arriba (está de más decir que entrelazados). Para impulsarse deben recargarse sobre sus codos y que comience la acción. Los tríceps, los hombros y la espalda salen beneficiados en esta posición. Resulta algo divertido y original para salir de la monotonía y aprovechar la ocasión para perder algunas calorías antes de enfundarse en sus respectivos ropajes.

De carretilla
Carretilla

¿Alguna vez, durante tu clase de educación física, te pusieron a hacer ejercicios de carretilla con tus compañeritos? Bueno, aquí es igual, sólo que más divertido. La mujer se sostiene con ambas manos, mientras que el hombre la toma de la cadera o de las piernas. Resulta una posición un poco cansada, lo cual significa que sudarán la gota gorda y les servirá para tonificar hombros, espalda y brazos. 

Texto  
¿Te gusta?