Revista Chilango

Chilanga del año: Elena Poniatowska

Diciembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:

A grabarnos, se ha dicho...

Porno casero

18 de agosto de 2011
Por    Alessia Di Bari
 
Como siempre la respuesta es: todo depende de cómo te sientas al respecto de este comportamiento.

Si eres de aquellos/aquellas a los/las que les gusta/gustaría grabarse en una escena cachonda, aviéntate. A mí, por ejemplo, se me ocurren algunas escenas que no deberían faltar en una videoteca porno. 

¿Alguna vez han estado pensando durante mucho tiempo en qué regalarle a su pareja sin que se les ocurra nada? ¡Graba una sesión de porno a solas! Mastúrbate frente a la cámara y ofrécesela a tu pareja como un regalito sorpresa; estoy segura de que la disfrutará muchísimo cuando esté a solas.
 
Además de económico, créeme, te va a estar eternamente agradecido por el detalle. Y, por si fuera poco, ver cómo se masturba nuestra pareja, puede sernos de gran utilidad. Podemos aprender mucho: Cosas como la forma en que mueve la mano y los dedos, cómo le gusta tocarse, qué caras pone cuando está a punto de alcanzar el orgasmo...
 
Mi recomendación: empieza poco a poco, no te avientes a las grandes ligas de golpe y porrazo; ve probando cómo te sientes y hasta dónde quieres llegar.   
 
El porno casero puede ser realmente divertido, además nos puede ayudar a mejorar nuestro desempeño sexual. Al vernos, podremos notar cómo somos –realmente– en la cama. Seguramente después de observarnos, se nos ocurrirán nuevas ideas.

También podríamos grabarnos mientras nos hacen sexo oral –en primera persona–, lo que comúnmente encontramos como POV (point of view) que no es otra cosa que sujetar tú mismo(a) la cámara; de tal forma que el espectador sienta que está en tu lugar. Este tipo de prácticas le puede gustar tanto a hombres como a mujeres, sólo es cuestión de soltarnos y atrevernos a vivir una experiencia diferente. 
 
Además, en el caso de las mujeres, que no podemos distinguir bien qué hace nuestra pareja cuando baja y su lengua empieza a jugar con nuestros labios y el clítoriS, ¡ver cómo lame nuestra entrepierna hasta llevarnos al clímax, es algo que seguro no te querrás perder!

Para terminar, no te azotes si los primeros videos no son ninguna joya del séptimo arte erótico… es normal. Igual y los primeros videos son un poco sosos; tranquilo, es sólo en lo que agarras confianza y te sueltas. 
 
La invitación de esta semana… 
 
Aviéntate a hacer cosas diferentes, a salirte de lo cotidiano, a probar nuevas
formas de expresar tu sexualidad y entregarte a ella.
Texto  
¿Te gusta?