*

Flores comestibles (Del jardín a la boca) | Chilango.com

Revista Chilango

50 lugares para comer
rico por menos de $150
Abril 2014
No. 125
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Del jardín a la boca

Flores comestibles

02 de noviembre de 2011
Por  Miguel Rivera   

Las flores pueden ser uno de los adornos más recurrentes del mundo pero al momento de cocinar también pueden ser útiles para agregar sabor, aroma y textura a algún platillo. Puede que algunas te parezcan un poco raras pero acá van cinco flores comestibles para que las pruebes.

Rosas

El sabor que añaden sus pétalos es dulce y terso por lo que habitualmente son usadas en postres. Pueden ser vistas en diferentes presentaciones, desde una infusión con las raíces de la flor hasta en la caramelización de los pétalos para acompañar tartas y pasteles.

Pruébala en:
Agua de jamaica con pétalos de rosa.

Dulce Patria: 
Anatole France 100, Polanco, 3300 3999.

Violetas

Además de un tinte dulce, las violetas añaden un sabor semiamargo a la hora de morder su flor. Por su colorido y buena presentación se usan mucho en la alta gastronomía para adornar y darle un sentido diferente al platillo.

Pruébala en:
Royal de foie con gelatina de vino dulce, gel de litchi y brotes tiernos.

OCA:
Molière 50, Polanco, 5281 5064.

Flor de cempazúchitl

Aprovechando el día de muertos, hablaremos de ella. Su presencia ancestral en nuestra cultura la hace una de las más conocidas, pero también una de las menos probadas. Aparece mucho en la cocina oaxaqueña y además de su intenso color, aporta un sabor delicado y salado.

Pruébala en:
Quesadillas con epazote y zempazuchitl.

Barro Negro:
Hamburgo 222, Juárez, 5525 4194.

Flor de azahar

Tal es el nombre de varias flores blancas como la del naranjo, limonero o cidro. Su dulce y característico sabor puede llevarla a ser usada para preparar mermeladas, geles, mieles y tés.

Pruébala en:
Pan de muerto de agua de azahar.

ENO:
Explanada 730, Lomas de Chapultepec, 5202 9808.

Flor de calabaza

Es una de las flores más usadas en la gastronomía mexicana. Desde hace cientos de años es considerada un manjar para los fanáticos de la garnacha que siempre la encuentran acompañando quesadillas, sopes y flautas.

Pruébala en:
Quesadillas fritas de flor de calabaza.

María Isabel: 
Emilio Castelar, Polanco, 5281 3835.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: