*

El Morral | Chilango.com

Revista Chilango

50 lugares para comer
rico por menos de $150
Abril 2014
No. 125
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

El Morral

Allende 2

Entre Hidalgo y Moctezuma

Col. Del Carmen

Tel. 5554-0298 / 5659-0168

Horarios:
Lun-dom 7-22hrs
Tipo: Mexicana
Precios: $ 200 - $ 300
TC:
Efectivo
Sitio Web

Promedio usuarios

Detalles: Desayunos, Reservación recomendada, Abierto en Domingo, Area para niños

Descripción

Comida mexicana preparada a la perfección, con recetas tradicionales y en un ambiente familiar.

Crítica

Comida mexicana preparada a la perfección, con recetas tradicionales y en un ambiente familiar.

Quienes gustan de la gastronomía mexicana saben que nada se compara con las tortillas hechas a mano y el sazón de las recetas que acuñaron las abuelas. El Morral tiene como uno de sus principales atractivos la tradición. Hace 30 años que este restaurante abrió sus puertas y sigue siendo uno de los consentidos del barrio de Coyoacán. La decoración del lugar no es ostentosa. Las mesas y las sillas son de madera y el estilo colonial resalta por los típicos azulejos de talavera. Su menú es un mosaico de la cocina popular mexicana, en donde destacan la sopa azteca (cuyo caldo se hace con tomates naturales, lo cual le da un sabor y una textura muy especiales, y se sirve con tortillitas muy crujientes y epazote) y los chiles en nogada (ojo, la receta original, dicta que NUNCA van capeados, así que El Morral es una excelente oportunidad para probarlos como el dios de la comida manda). En otros restaurantes la nogada suele ser algo de lo que sólo hemos oído hablar, ya que casi nunca tiene la cantidad de nueces que requiere para ser, precisamente, nogada. Pero aquí no tendrás ese problema. Sí, son caros, pero valen lo que cuestan. Ahora viene lo mero bueno: el mole. Y cabe hacer una mención especial: desde que la modernidad se apoderó de las cocinas de los restaurantes, cada vez son más los que optan por el mole envasado, que más que mole, es “malo”. Para comer eso mejor lo prepara uno en casa. Bien por El Morral, cuya apuesta sigue los senderos de la tradición. Si lo pides (lo mismo que las enchiladas de mole gratinadas) no olvides acompañarlo de un plato de arroz blanco con plátanos fritos (¿cómo un plato tan sencillo puede alcanzar el cielo de la glotonería?). Los postres no son nada elaborados, pero al visitar El Morral no debe perderse la oportunidad de comer el pastel de elote con una bola de helado de vainilla: el pan esponjoso, tibio y con una ligera costra de azúcar caramelizada se vuelve extraordinario cuando el helado comienza a derretirse. El Morral tiene dos plantas, pero al parecer casi nadie lo sabe, así que si quieres evitar la muchedumbre o los grupos de turistas que lo frecuentan, pide que te den una mesa en la planta alta. Y ármate de paciencia, porque hay días en que es tan concurrido que los meseros no se dan abasto.

Aunque la base de datos de Chilango se actualiza con frecuencia, la información de nuestras fichas puede variar debido a los cambios que cada lugar hace en sus operaciones.
Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: