Torreblanca regresa con ‘El polvo en la luz’

La banda nos contó todo sobre su nuevo álbum

Cortesía

Torreblanca está estrenando nuevo material, El polvo en la luz llega para dar continuidad a lo que nos entregaron en 2011 con Bella época. Platicamos con la banda sobre su nuevo material, las rolas, el arte, la participación de un miembro de R.E.M. y más, no sin antes aclarar una duda que nos estaba dando vueltas.

En su Facebook dice que su influencia es la adolescencia de Bob Ross. ¿Qué onda con esto?

(Risas) Hay que tomar las redes sociales con un poco de humor. Casi, casi se han vuelto parte primordial en nuestras vidas pero son algo muy frágil, en cualquier momento podrían cerrar y por eso ponemos cosas un poco irreverentes.

Cuéntennos sobre el titulo  de su nuevo material y la portada

El polvo en la luz hace referencia a esas partículas suspendidas en el aire que sólo se ven a través de un halo de luz, que sería una metáfora de las cosas que están en nuestras vidas pero que de repente algo nos abre los ojos o nos cambia la perspectiva y ya lo podemos ver.

La imagen está compuesta por autorretratos de Adriana Medina, la artista, que trabajó con la idea de la fracción aplicada a los ojos, y la obscuridad en contraste con la luz. Nos pareció que tenía mucho que ver con lo que el título sugería. 

Pasaron tres años desde su último trabajo en estudio 

Las primeras canciones de El polvo en la luz empezaron a salir hace dos años, pero el éxito del disco anterior nos mantuvo trabajando, y no somos  de esa bandas que tienen la habilidad de malabarear la gira con la composición. Pero ya necesitábamos sacar algo, teníamos la inquietud de hacer nuevas canciones y desde el año pasado nos enfocamos en eso.

¿Todas las canciones son nuevas o hay canciones que no entraron en el disco pasado?

Teníamos la duda de incluir canciones rezagadas cuando empezamos a armar el repertorio, pero no, todas las canciones nuevas fueron hallando su lugar. No somos como otras bandas que tienen hasta 50 canciones y escogen las mejores 10. Nosotros comenzamos a trabajar las canciones y las que no sentimos que encuentren su dirección rápido luego de un par de sesiones de trabajo se empiezan a quedar en el cajón. Las rolas que vienen más sólidas o claras se vuelven más fáciles de arreglar y de empezar a tocarlas, y se ganan su lugar en el disco de manera natural.

¿Cuál es la temática de El polvo en la luz?

El desencanto, la despedida, un cambio de etapa, el desamor. “El gran adiós” es una especie de himno que trajo Natalie Reyes (la presencia femenina en la banda) y que funciona como una despedida para lo que no se pudo mantener vivo, lo que no funciona, lo que no fue como uno esperaba.

Hablando de “El gran adiós”, esta canción tiene un pilón

Estuvimos mucho tiempo metidos en el estudio y grabábamos todo lo que se nos ocurría. Yo tenía una melodía en el piano desde hace mucho tiempo y no sabíamos  si se transformaría en una canción. Un día la grabamos por diversión y nos gustó la idea de que tuviéramos algunos pasajes instrumentales que acompañaran el disco como interludio o como algún track escondido. También fue como un guiño a los viejos discos que traían pistas escondidas, pero que no sabías que estaban ahí porque no sabías cuánto duraba. 

¿Cómo se dio la participación de Peter Buck (guitarrista de R.E.M.)?

En el SXSW tocamos y su esposa nos vio, ellos apoyan mucho a artistas mexicanos. Nos llevaron a un par de festivales, convivimos con ellos y fueron de los conciertos más emocionantes que hemos tenido porque estaba Michael Stipe (vocalista R.E.M.) viéndonos, y es un ícono, alguien que a todos nos ha marcado y era alucinante que él estuviera parándose de su silla para aplaudir después de que tocábamos.

Regresamos al año siguiente Peter nos había dicho que él nos apoyaba en lo que quisiéramos, así que lo invitamos a que grabara algo en el disco y aceptó. Un cuate suyo tenía un estudio casero, fuimos una mañana, le mostramos las canciones y se le ocurrieron ideas para Culpables e inocentes y Como un amigo. Las grabó rápido, fue algo espontáneo y no hubo mayor proceso de preproducción, fue como cuando llega un amigo, pero es un amigo que está en la historia del rock alternativo  en una de las bandas como REM. Entró de manera tan natural que no notas que está ahí a menos que lo sepas, entonces encuentras su sonido tan particular, su guitarra de 12 cuerdas y su manera de tocar.

Quique Rangel (Café Tacvba) produjo su disco anterior, ahora trabajaron con Héctor Castillo ¿cuál fue la diferencia entre uno y otro?

Quique nos vio tocar y le surgió el gusanito de ser nuestro productor. Él quería capturar de la manera más fiel lo que hacíamos en vivo. Con Héctor fue otra la búsqueda, utilizamos el estudio como herramienta y trabajamos las canciones desde el principio todos en conjunto. Fue algo muy distinto, no teníamos tanto ensayo, pudimos irnos por diferentes direcciones y salirnos del curso de pronto. Fue emocionante porque la incertidumbre era grande, pero el resultado fue increible.

Repiten con Arts & Crafts, ¿qué les ofrece este sello?

Ya hemos trabajado un buen rato con ellos y nos hace sentir cómodos, cobijados y sin tener ninguna imposición. Es algo que agradecemos mucho, por eso decidimos quedarnos aquí.

Y ahora que está el disco, ¿qué sigue?

Fue una espera larga entre el término del disco y su salida; tenemos muchas ganas de tocarlo y de que la gente lo haga suyo. A final de año vamos a ir a Guadalajara al RMX, tenemos fechas en el DF y también en Sonora.