SOAD le cumple a México

Reseña, setlist y fotos del concierto

Lulú Urdapilleta

La espera y la lealtad del público mexicano de System of a Down fue premiada. Serj, Daron, Shavo y John se encargaron de ofrecer una presentación majestuosa que dejó a todos con una sonrisa en los labios, la garganta rasgada y muchos “son unos chingones” en los pasillos del Palacio.

Casi treinta canciones integraron el setlist que la banda tocó ininterrumpidamente, desde Prison song hasta Sugar: un recorrido por los cinco álbumes que integran su discografía. Todas interpretadas con la misma energía, de parte de ellos y de los que brincaron y headbangearon desde su lugar con el metal esperado durante más de quince años.

Una tela blanca con la leyenda System of a down en negro alargaba la espera. La batería del primer tema la hizo caer.

SOAD comenzó a tocar en punto de las 9:30 de la noche, después de que Yokozuna –los teloneros– se despidieran con una canción que decía algo así como “Salpícame”. Antes de que cada integrante de System ocupara su lugar, como es costumbre, sobre tapetes colocados a lo largo del escenario, las pruebas de sonido y micrófonos hicieron gritar a los ansiosos asistentes.

Comenzaron con “They’re trying to build a prison” y también inició el eco de coros que no se detuvo en los siguientes 100 minutos.

Después de interpretar las primeras 5 canciones, Serj envió un saludo: “¿Qué pasó, ciudad de México?”, fueron las primeras –y únicas– palabras en español que pronunció el vocal, al que pudimos ver por primera vez en vivo sin la larga y espesa barba que lo caracteriza; él usó una camisa blanca. El Daron de largos cabellos llevaba un sombrerito y un pantalón también blanco. Shavo no se despojó de su jersey bostoniano, tal vez porque su abdomen ya no es el que era hace un lustro (el de ninguno, en realidad). Y John, siempre tras su batería.

Para darle entrada a Deer Dance, Daron habló de su “ass”, como nos ha acostumbrado. Todos bailaban y daban vueltas sobre su propio eje a la menor provocación. De repente, el guitarrista se aventaba solos y giraba; otras veces, John tocaba el pandero y Serj, el teclado o la guitarra. Y seguían rotando, en Hypnotize, en Cigaro, en Toxicity.

Para Suggestions, Daron ofreció esos jueguitos que hace con su voz. Aparentemente, fue él quien más se divirtió, llegó incluso a tirarse al piso. Shavo, por su parte, estuvo todo el tiempo preocupado por entrar en contacto con aquellos que habían logrado llegar a la primera fila de la pista.

Antes de tocar Holy mountains, aquella que reclama al “¡Mentiroso! ¡Asesino! Demonio”, Serj aprovechó para insistir respecto a la posición política de la banda: “Estamos cansados de la ocupacion, del genocidio” y pidió por la libertad.

Después siguieron con Aerials; al terminar, Serj no pudo evitar decir “We love you, México”.

Los amantes de SOAD les agradecieron secretamente que en su setlist fueran integrados temas como Revenga y Vanicity obscenity, que Daron se aventara una que otra oda a su “cock” (lo hizo antes de cantar Cigaro), que los cuatro “les hicieran fiesta” a la hora del slam con Toxicity y que cerraran con Sugar.

Al final, no hubo nada de “me voy, vocéenme y regreso”. No, la banda terminó su presentación y punto. Y, como bonus, cuando las luces ya estaban encendidas, parte del staff lanzó baquetas y parches de batería al público. 

SETLIST

1. Prison song
2. Soldier side
3. B.Y.O.B
4. Revenga
5. Needles
6. Deer dance
7. Radio/Video
8. Hypnotize
9. Question! 
10. Suggestions
11. Psycho
12. Chop suey!
13. Lonely day
14. Bounce
15. Lost in Hollywood
16. Kill Rock ‘n Roll
17. Forest
18. Science
19. Mind
20. Innervision
21. Holy mountains
22. Aerials
23. Vicinity Of Obscenity
24. Tentative
25. Cigaro
26. Suite pee
27. Know
28. Toxicity
29. Sugar