Se apaga NY y se prende LA

indie



Después
de aceptar que la escena neoyorquina de los setentas que vio nacer a Lou Reed,
The Ramones, The Modern Lovers, Patti Smith o Suicide estaba moribunda; la
furia y las ganas de mantenerlo real repiquetearon en California. El siguiente
nido gabacho del rock independiente.

Los
fanzines Flash
y Flipside arrancaron en el 77. Algunos sellos como Frontier, Posh Boy y
Dangerhouse se establecieron en el sur del estado Californiano. Rodney
Bingenheimer, un locutor de KROQ, le daba espacio a toda la escena punk del
área, los fans podían comprar los discos en las tienditas locales de cada
condado y foros como el Masque, Whisky o Starwood hospedaron a todos los
sospechosos comunes para tocar.

Grez
Ginn fue uno de los más movidos. Además de tocar la guitarra para Black Flag,
el combo de hardcore punk
originario de Hermosa Beach, fundó SST Records. Un
sello que creció de ser una piltrafa polvosa hostigada por la policía a la casa
de rock independiente más importante de los ochenta.

Publicó
actos como Bad Brains, The Minutemen, The Meat Puppets, Hüsker Dü, Sonic Youth,
Dinosaur Jr. y Soundgarden. Y otra de las disqueras independientes que
solidificaron la escena firmando actos tan importantes e influyentes como
Nirvana fue Sub Pop.. el sello que, por más contradictorio que pueda ser, mató
la escena independiente que se fraguó desde los ochenta.

Esta
se llama “Silver Rocket,” viene en el super clásico del 88 Daydream Nation,
es Sonic Youth: