Robert Plant – Angel Dance

Baxter dice:
El viejo lobo rubio sigue sorprendiendo. Haga lo que haga, tiene una estrellita de buena conducta en la frente que lo precede, y es por eso que recibimos sus álbumes con avidez y buena disposición. Flojitos y cooperando, pues. La entrañable y sexosa voz que le escuchamos en Zeppelin se ha ido hace mucho tiempo, pero el talento prevalece. Y aunque nunca encontraremos nada más sorprendente que lo que hizo hace cuarenta años, remanentes de la banda más impactante que jamás haya pisado un escenario quedan en esta canción. Bien por Plant. Ha envejecido con una elegancia de la que pocos disfrutan.

Pepe dice:

Siempre me han gustado los
trabajos de Robert Plant. El álbum Raising
Sand
que hizo en colaboración con Alison Krauss retoma elementos del
country, el folk y el rock & roll; y creo que esta rola -sin ser nada del
otro mundo- abreva también de la tradición americana y entrega un producto disfrutable
y sin pretensiones. Irá directo al playlist
que armoniza mis viajes en carretera. 

Ruy dice:

¿Por qué los grandes del rock insisten en el country? Sea
por lo que sea, Mr. Plant no pudo ir contracorriente. Estamos hablando de una
de las mejores voces de la historia del rock; de uno de los papás del metal y,
por ende, de todo lo que hubo de rock después de los setenta. Esta canción, sin
embargo, es anodina. Plana, aburrida, predecible, con una letra que apenas
intenta llegar a donde dice que va a llegar, falta de energía. Me es muy triste
decir que, para mí, es también una absoluta decepción. Aunque debo ser sincero:
para como están los proyectos solistas de los grandes, tampoco esperaba
demasiado.