Revista Chilango

Las 100 canciones que marcaron nuestras vidas

Octubre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Ellas lo gozan, nosotros sufrimos

Guía de supervivencia: 10 de mayo

¡Ya, mamá! Getty Images ¡Ya, mamá!
07 de mayo de 2013
Por  Juan Carlos Zamudio   @juanchulfo

¡Ah, el 10 de mayo! El día perfecto para celebrar a la madre, aunque muchos no tienen idea de cómo festejarle. Esa ocasión del año en que ellas, gozan de caricias, regalos y sobre todo, el privilegio  de hacer uso de sus artimañas emocionales para que el resto de la familia se sienta culpable por consentirlas únicamente ese día. 

No hay dudas de que es un día muy especial, tanto que las tiendas, restaurantes y avenidas de la ciudad están repletas de madres acompañadas de sus hijos orgullosos. Que, por supuesto, prepararon con anticipación (¡ay, ajá!) sus regalos. 

Es un día difícil, maratónico. Que tiene su chiste y uno debe prepararse para lo peor. Aquí algunos puntos a considerar.

Ponte guapo

Es 10 de mayo y no hay lugar para dolores de codo. No importa el precio de lo que le regales a tu progenitora, lo importante es el detalle y hacerla sentir especial en su día. Así que, deja de apretar esas monedas o se te incrustaran en la piel. Además, te aseguramos que si eres listo y haces que el regalo sea una verdadera sorpresa, obtendrás una reacción así:

yupi

¡Que no cunda el pánico!

Si planeas llevar a tu madre a comer a algún restaurante de la ciudad, sé precavido. Estamos seguros que no quieres verte envuelto en el tráfico de la ciudad, sufriendo por todo el tránsito que se arma, sólo para llegar a formarte tres horas en lo que se desocupa una mesa. Mejor, planea con anticipación. Ten lista una reservación y respira. 

Búho

Un piquete no hace daño

Si ya de plano te rendiste ante el estrés pide un trago con piquete para relajarte. Pero ten extrema precaución son la dosis, no quieres exagerar. Esto sería contraproducente, y terminarías siendo regañado todo un año y tus fechorías nunca se olvidarán.

¡Vas!

¡Aguántese!

Una vez que estés disfrutando de la comida familiar deberás estar preparado para el reproche emocional de larga duración. Tú, aguanta vara. No te dejes doblegar. No importa cuán fuerte sea el golpe, resiste.

¡Auch!

Ten, madre

Es sólo un día al año en el que de plano debes echarle ganas en la relación con tu mamá. Así que trata de consentirla lo más que puedas, no huyas a la menor provocación y, sobre todo, demuestra que sí tienes madre y mucha

Yay

Texto  
¿Te gusta?