*

A propósito del aniversario luctuoso de Kurt Cobain | Chilango.com

Revista Chilango

Diseño para
tu depa
Julio 2014
No. 128
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

A propósito del aniversario luctuoso de Kurt Cobain

1 de 2

Muertes trágicas en el rock


05 de abril de 2013
Por  Héctor Cruz   

Hace 19 años, Kurt Cobain (1967-1994) decidió quitarse la vida con una escopeta o al menos eso fue lo que concluyó el reporte oficial. Otras versiones culpan a su pareja, Courtney Love. Lo cierto es que encontraron una nota junto al líder de Nirvana que decía: “Por favor, Courtney, sigue adelante. Por Frances (la hija de ambos). Por su vida, que va a ser mucho más feliz sin mí. Los quiero, ¡los quiero!”.

Pero el caso de Kurt Cobain no es el único. El rock suele ser comparsa de muertes trágicas como las siguientes, por supuesto, todo el Club de los 27 y otros más.

Brian Jones (1942-1969)

Parece que el único integrante de los Rolling Stones que no hizo pacto con el diablo fue este músico virtuoso. En Brian Jones nunca ningún exceso fue demasiado y vivió muy a prisa, tanto que hasta lo echaron del grupo. Jones fue encontrado muerto en su propia alberca sin que se haya sabido en qué circunstancias ocurrió. ¿Accidente, asesinato o sobredosis?

Jim Morrison (1943-1971)

James Douglas Morrison murió a los 27 años. El líder de The Doors, músico, poeta y cineasta había decido inmolarse desde hacía varios años. Drogas duras, dos litros de whisky al día y como siempre los excesos fueron terminaron con él. Fue encontrado muerto en una tina de baño en París, donde ahora están sus restos, justo en el cementerio Père-Lachaise.

Sid Vicious (1957-1979)

Su verdadero nombre fue John Simon Ritchie, bajista de Sex Pistols. Una de las máximas figuras del punk en el mundo también murió de forma más que trágica. Cuando conoció a Nancy Spungen, una adicta a la heroína, su vida que ya iba en picada, conoció el abismo. Murió apenas a los 21 años de un pasón.

Michael Hutchence (1960-1997)

El vocalista del grupo australiano INXS nos abandonó en medio de una muerte poco común: la asfixia erótica que consiste en llegar al orgasmo mientras se corta la respiración. Aunque esto también sólo fue una consecuencia de su largo hábito a las sustancias psicoactivas. Eso arrojó la autopsia que se le realizó a Hutchence.

Da clic en siguiente para seguir con el recuento.

1 de 2
Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: