*

Se llama Juan y se apellida Cirerol (El terror de Mexicali en plan serio) | Chilango.com

Revista Chilango

50 lugares para comer
rico por menos de $150
Abril 2014
No. 125
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

El terror de Mexicali en plan serio

Se llama Juan y se apellida Cirerol

13 de marzo de 2013
Por  Sandra Lucario   @Sandrink

Una cerveza Pacífico refrescaba su garganta cada tanto. Muy serio a la hora de contestar, Juan Cirerol cambia totalmente de chip cuando se trata de posar frente a la cámara: se vuelve divertido, encantador e irreverente. Algo tiene –él y su música– que se ha vuelto tan popular. Aprovechamos que se presentará en el Vive Latino para entrevistarlo.

Nos citó en el restaurante El Parnita, platicamos con él en la mesa del rincón (vintage coronada por lámparas vintage, espejos vintage y fotos viejas), con su botella al lado, un vaso de cristal en una mano y sus lentes oscuros en la otra. Con su acento norteño, metiendo el coqueto sonido de la "sh" (cuando los defeños manejamos descarada y fríamente la ce ache), Juan nos platicó que los Beatles son su banda favorita, que le encanta la de El Andariego de Cornelio Reina y Me caí de la nube de Los relámpagos del norte, que el rockstarismo mexicano le parece "bastante deplorable", y de todo lo que sigue.

Empecemos...

¿Qué te dejó tu participación en el Vive Latino 2012?

Mucho aprendizaje en cuestiones técnicas, filosóficas, acerca de las masas, la gente, cómo interactúan las personas. Aprendí que el que yo estuviera en el escenario y ellos frente a mí no tenía ninguna diferencia. Lo único que logras es volverte una especie de unidad que se convierte en una masa de energía. Las personas en masa siempre van a querer sentir energía, por eso existen los espectáculos. 

Hablemos de tu música, ¿cómo se te ocurrió mezclar folk con rock y música norteña?

Secretamente siempre me gustaron Cornelio Reina y Johnny Cash, pero no sabía que eran ellos. Mi tata tenía discos y todo, pero nunca le puse atención a las caras. Cuando ví a Cornelio y a Ramón Ayala me gustó mucho su imagen, su semblante, que eran como vatos chaparros, borrachos y bien pesados para el bajo sexto. Se me figuraba que eran como anarquistas o nihilistas pero mexicanos. No punks ingleses o gabachos, sino la traducción, porque le cantaban a los comandantes, y sobre de droga. Cornelio no, pero Ramón Ayala sí. Cuando ví a Jonny Cash, ví que una cosa era gabacha y otra mexicana, entonces dije: "Es lo mismo", nada más que los gabachos tocan más gay, nosotros más chingón.

¿Crees que eres medio poeta o completamente poeta?

Digamos que soy un "supersticionista", un creador de supersticiones. Por decir, me gusta creer que este salero está aquí por algo, que tiene sentido.

Si le escribieras una canción al D.F., ¿qué diría?

El DF es la capital de mi país, lo cual me llena de un misterio muy cabrón, porque estás viendo cosas que no ves en otros lados.

¿Cuál fue el primer instrumento que aprendiste a tocar?

Mi voz. Nada más porque veía a Gloria Trevi cantando en la tele. Me acuerdo que hacía como que cantaba y cuando menos lo imaginaba ya oía mi voz. Nada fuera de lo común. Pero ya afinarle macizo empecé como a los 16 años.

¿A qué edad tuviste tu primera guitarra?

Tuve una en mis manos a los 12 años, pero aprendí igual a los 16. Me acuerdo que una tarde estaba tratando de sacarle sonido y de una u otra forma pude afinarla, mal pero hice que sonara parecido a una canción de Refused, The Shape Of Punk To Come (hace el sonido de un riff distorsionado de guitarra). Lo logré con las dos primeras cuerdas y me impresioné mucho. Ya luego mi primo me enseñó la afinación normal.

¿Y cuándo aprendiste a tocar la armónica?

Justo después de grabar mi primer disco. Entre 2010 y 2011, desarmaba un gancho para la ropa, lo hacía así (mueve las manos, recorre su cabeza y las pasa por su orejas), le ponía tape, lo amarraba y ya tocaba. Eso fue porque ví a Bob Dylan con un aparato parecido. A él lo conocí hasta después de grabar el disco, fue que dije: "Otro country más". Luego escuché que tocaba la armónica chingón y empecé a hacer las figuras que hace el acordeón en la música norteña, de hecho la armónica y el acordeón tienen bastante similitud.

¿Qué instrumento te falta aprender a tocar?

Ahorita estoy aprendiendo a tocar la tuba, nunca lo he tomado una pero el tubero de los Picadientes de Caborca me dijo cómo se hace. Me dijo que tienes que hacer los labios así (los mete un poco mientras los mantiene un poco cerrados y sopla aire). Encuentras la nota en las tres (grave, meido o agudo) y ya. Me gustarían tocar vientos y metales.

Juan Cirerol ha sido llamado el Johnny Cash mexicano, comparación que lo halaga: "Mido como 20 centímetros menos, o más". Dice que no sabe por qué se puso de moda tan rápido: "He estado bastante tiempo indagándole al asunto, sacando conclusiones, no sabría decirte porque apenas me encuentro en una deliberación". Sobre el "glamour y el rockstarismo mexicano" nos contó que él más bien es un patriota.

"Creo que debe haber un patriotismo, ¿no? Que no se confunda con patriotería. Como mexicano me gusta sentir que hay algo en mí que puede hacer feliz, alegrar o entristecer a la raza. Soy un personaje público, estoy al servicio de la gente".

El año pasado tocó en la Carpa Intolerante, mucha más gente de la que esperaba se presentó para escucharlo, y no sólo eso: lo coreaban. Este año se subirá al Escenario Unión Indio, el segundo en importancia, al atardecer. Su tropel de fans seguro estarán ahí.  

En sus marcas, listos, ya se puso el siga.
  • En sus marcas, listos, ya se puso el siga.
  •  Pero para qué, para qué me engañas de esa forma, si yo que pensé que te morías por besarme, y ahora sólo dices que sólo somos amigos...

    Texto  
    ¿Te gusta?
    Síguenos en: