Revista Chilango

Las 52 mejores cantinas botaneras

Noviembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:
mysqli_result Object ( [current_field] => 0 [field_count] => 9 [lengths] => [num_rows] => 1 [type] => 0 ) mysqli_result Object ( [current_field] => 0 [field_count] => 9 [lengths] => [num_rows] => 1 [type] => 0 ) mysqli_result Object ( [current_field] => 0 [field_count] => 9 [lengths] => [num_rows] => 1 [type] => 0 )

Entrevista a Amy Lee

Evanescence está de regreso

01 de enero de 2012
Por  Luis Del Valle   

En octubre del año pasado, 2011 para los despistados, Evanescence lanzó su tercer álbum de estudio. El disco homónimo vio a la banda experimentando con nuevos elementos musicales para crear un nuevo sonido, también sirvió de pretexto para una nueva gira mundial, misma que llegará al Palacio de los Deportes del DF el 30 de enero.

Con motivo de su visita, entrevistamos a Amy Lee, líder del grupo, sobre su nuevo disco, su amor por el cine, su relación con México y más:

Pasó mucho tiempo entre The Open Door y su nuevo disco, ¿por qué se tardaron tanto?

(Risas) Pues no empezamos a escribir el disco inmediatamente. Hicimos una gira muy grande, de casi año y medio. El mismo año me casé, así que quería tomarme un tiempo, estar con mi esposo, ser normal. No estar de gira, conocerme otra vez, un tiempo para mí, no la chica de Evanescence, es mucha presión ser esa persona todo el tiempo. Es la primera vez que me tomo un descanso en mi vida adulta, fue muy bueno para mí. Pasé un par de años trabajando en mi casa, viviendo en Nueva York, yendo a conciertos, pasando el tiempo con amigos, cosas por el estilo. Lo necesitaba.

Después volví a escribir, porque no puedo evitar crear, soy una persona muy creativa y amo la música, el regresar a la música de dio de forma muy natural. Recordé todo lo que amo de Evanescence y escribir se volvió una obsesión. Luego pasamos año y medio o dos escribiendo y grabando el nuevo disco.

Tu primer disco salió cuando tenías 21 años, y ahora tienes 30, ¿Cuál ha sido el mayor cambio en este tiempo?

No creo que haya sido un sola cosa, cambié de muchas formas. Ahora me siento mucho más cómoda en mi propia piel. Cuando tenía 21, nos volvimos populares muy rápido, todo era muy acelerado, todavía era joven y estaba tratando de sentirme bien conmigo misma, hasta en los escenarios.

No tocábamos mucho cuando estábamos en la prepa, era más cuestión de grabar y escribir música. Fue muy loco cuando me “aventaron” ante miles de personas en nuestros primeros conciertos. ¡Ahora me siento perfecta con eso, hemos dado muchos conciertos y hemos tocado ante públicos de 100 mil personas! ¡Es una locura!

Creo que también soy mucho más feliz en general, tengo una buena relación, amo a mi esposo, tengo una gran familia. ¡Son muchas cosas, he crecido mucho y he visto el mundo!

Parece que te gusta mucho llevar una vida “normal” y en familia, ¿te ves a ti misma como una estrella de rock?

No… bueno, cuando estoy trabajando sí, tengo que serlo. Cuando estoy en el escenario me encanta interpretar y no me reprimo, entrego el 100% de mi corazón y mi alma. Pero fuera del escenario, no uso botas negras que me llegan a la rodilla, nunca uso delineador si no estoy trabajando. No se limita a la moda, si llego a un restaurante y no puedo conseguir una mesa, no digo: “¿Qué no sabes quién soy?”. Nunca hago eso, no soy una rockstar en la vida real.

¿Cómo mantienes los pies en la tierra?

Creo que ayuda rodearte de personas reales, que te dicen la verdad. Tengo una familia muy cariñosa que se preocupa por mí, un esposo maravilloso y buenos amigos. Tienes que tener personas cerca que te puedan decir si te estás comportando de una manera horrible. Amigos verdaderos en los cuales confiar.

Tienes muchos fans en el DF, ¿qué pueden esperar del concierto?

¡Sí! Hace mucho que no tocamos en México, me emociona mucho volver, amamos a nuestros fans mexicanos. Me preguntan a cada rato por Twitter y me alegra finalmente poder decirles que estaremos de vuelta en enero. Pueden esperar muchas canciones del nuevo disco, nos emociona mucho tocarlas. También habrá varias viejitas, espero que podamos tocar todas las que quieren escuchar pero ya tenemos tanto material que habrá que tomar un par de difíciles decisiones.

¿Qué es lo que más te gusta del DF?

La comida, definitivamente la comida. Todos amamos la cocina mexicana, en Estados Unidos es muy popular (Risas), pero la comida mexicana de verdad que hay en el DF es increíble.

¿Cuál es tu platillo favorito?

Mmm, esa está difícil, la última vez que fuimos probamos cosas tan deliciosas... tacos, amo las carnitas, y las enchiladas con crema.

Originalmente empezaron a trabajar con Steve Lillywhite, y describiste lo que estaban haciendo como un sonido muy electrónico, influenciado por Portishead y Massive Attack. Después cambiaron de productor, ¿algo de lo que hicieron con Steve terminó en la versión final del disco?

No podíamos usarlas por cuestiones de contrato, pero regrabamos algunas cosas. Hay canciones con las que empezamos a trabajar durante estas sesiones que sí terminaron en el álbum. Le agregamos muchas cosas, teníamos mucho trabajo que hacer y entramos antes de tiempo al estudio, creo que eso fue lo que pasó en un principio. Todavía se puede escuchar varios elementos electrónicos en el disco, pero al analizarlo y agregarle más cosas terminó sonando mucho más rock de lo que sonaba en las primeras sesiones.

Siempre has dicho que toda la parte visual de la banda es muy importante, pero la portada del nuevo álbum es bastante simple. ¿Por qué decidieron que fuera así?

Por un lado soy fanática de los contrastes, y por el otro yo ya había estado en la portada de los discos anteriores, entonces si conocen a Evanescence y saben cómo me veo, creo que no necesitaban verme por una tercera vez (Risas).

También es el primer disco donde toda la banda fue parte del proceso de creación, y al escucharlo creo que lo puedes notar. Esa fue la mayor diferencia entre este disco y los anteriores y quería demostrarlo no resaltándome en la portada. Por eso también se llama Evanescence, regresa al significado de la palabra, es algo muy misterioso.

Significa desparecer como vapor, así que toda el arte del álbum juega con luces y stroke. Con cosas que parecen vapor, de tal forma que es true al nombre e idea original de la banda. Todo fue muy bien pensado aunque no lo creas (Risas).

¿Tienes alguna canción favorita en el disco?

Es muy difícil escoger una, tengo favoritas pero cambian constantemente. Amo “Swimming Home”, es la última canción del álbum y es una de las que mantuvieron más fieles al sonido electrónico original. También la amo porque tiene el arpa y sólo puedo tocarla en una que otra canción. Es la primera vez en que una canción de Evanescence expresa el sentimiento de estar en tranquilidad, no hay guerra, no hay pelea. Es una aceptación de la vida y la muerte.

¿Cuáles son tus propósitos de año nuevo?

Uuuh propósitos....¡No lo sé! No los he pensado (Risas). Creo que sería hacer gira por todo el mundo. Tengo una larga lista de países a los que no hemos podido ir y se la di a mi agente, espero poder ir a todos esos países.

¿Has considerado hacer todo el score de una película?

Oh sí, lo he querido hacer toda mi vida. Antes de que firmaran a Evanescence estaba en la universidad tomando unas clases sobre composición, porque me quería convertir en compositora para películas, ese era mi plan de respaldo. Espero hacerlo algún día, es muy difícil hacerlo, sólo hay unos pocos muy talentosos que hacen casi todos los scores.

Tomará mucho trabajo llegar a ese nivel. Me gustaría hacer mucho una colaboración, hay muchas propuestas interesantes, como los de Trent Reznor. Son excelentes y me encantaría hacer algo así. Si se me presenta la oportunidad lo aceptaría, siempre he tenido mis ojos en eso.

¿Cuál es su máxima meta como banda?

Dominación mundial (Risas).  

Texto  
¿Te gusta?