Música horrenda de gimnasio

La selección pesadilla para hacer ejercicio

Especial

En México hay muchos dueños de lugares cumpliendo un sueño que empezó más o menos así:

– “Compadre, me muero por abrir un bar o un gimnasio”.
– “¡Qué bien, compadre, eso se escucha muy bien, ¿y cuál va ser el concepto?” 
– “No lo sé compadre, pero lo voy abrir”.

Ellos saben qué quieren, pero no cómo lo quieren. Es por eso que la música chafa abunda por donde nos movamos. Es raro hallar un lugar en chilangolandia que realmente planee qué música dará vida a su concepto y, sobre todo, es raro que el dueño de un lugar entienda la importancia que tiene planificar lo que se escuchará dentro de su establecimiento.

Esta nota intenta abrirle los ojos a los maestros atorados en la máquina del tiempo y a los gimnasios que quieren hacer del deporte una disciplina exenta de buena música. Por no, “con este cd de Miguel Mateos y mi playlist de los 40 principales la armamos”, esa no es la filosofía. 

Así no se puede disfrutar una clase de spinning, pilates, box o hacer pesas y cardio. Arjona y Maná tampoco tienen nada que hacer en nuestra clase de yoga.

No olvidemos que el deporte nos permite reflexionar y sentir emociones increíbles, sobre todo cuando es llevado de la mano por buena música. Aquí las peores rolas para hacer ejercicio:

 

1- Rock en tu idioma:

Profesores de cualquier deporte: no estamos en Rockotitlán. Poner estas rolas es una opción muy personal que sólo demuestra lo desactualizados que están. ¿Hace cuánto no bajan música nueva? No se vale que su época frustrada sea nuestro hilo conductor.

http://www.youtube.com/watch?v=yGCtf5NUHng

2- Cirque Du Soleil

¡Ay, no por favor!, ¿quién les dijo que la música de este circo era inspiradora? Están muy equivocados si creen que esto es “como música lounge”. Nadie puede pensar con esto de fondo. Nos sentimos en una tiendita de inciensos de Tepoztlán.

3- La Pau

Uta, rolas de principio de los dosmiles… Esto sí que es lo peor. Juran que están modernizados por poner a Paulina Rubio, Enrique Iglesias y Beyoncé, y la neta es que estas rolas ya están pasadas de moda, y feas como pegarle a Dios. Cuando escuchamos esto en un gimnasio nos dan ganas de volver al sillón a comer donas. ¡Qué horror de música!

4- Maná y cualquiera de sus derivados

No falta el profesor de spinning que, para iniciar su clase de forma tranquila e “inspiradora”, elige algo como “te deseo, ajá oh uh…” Y todavía se atreve a decir: “cierren sus ojos, déjense llevar”. Perdón, pero con Maná no hay manera. Pidan la devolución de su dinero.

5- “Algo de electroniquita”

Nos encantaría saber quién les dijo que esto era electrónica, ¿por qué piensan que la música de antro tipo Don Quintín es algo que nos prende cuando hacemos ejercicio? ¡Auxilio!

http://www.youtube.com/watch?v=xNwf5ApigAA

6- Todas las rolas que tienen un bailecito

“La Macarena”,  “Aserejé” y “Payaso de rodeo” no son canciones para hacer ejercicio. ¿Quién les hizo ese playlist?, ¿acaso fue un hombre sin orejas? Qué desgracia más grande querer tener un momento libre de estrés después de un largo día en la oficina y tener que oír esto. Suicidio colectivo.

http://www.youtube.com/watch?v=RFzyYYZsxGc

7- Todo lo que suene como “daba di daba da”

Ese eurodance noventero chafa como de tardeada no es una opción decente. Es más, es una burla a nuestra inteligencia. Por rolas como esta todo el mundo acaba comprando aparatos de infomercial y dejando los gimnasios.

8- Géneros remixeados

Según los gimnasios, proponer algo diferente es programar mambo, electrónico o piano. Creen que estas mezclas resultan algo exótico y original. Error: una rola como esta es como tener un letrero de “no tengo ni idea de música (ni de nada en la vida)”. Mejor pongan música de elevador o de lobby de hotel, hasta con eso quedarían mejor.

9- Rancheras

Si quisiéramos escuchar eso iríamos al Rodeo Santa Fe, no al gimnasio. Empezar la rutina con algo así de fondo equivale a querer ver el History Channel que hable de la vida de Ninel Conde. ¡Qué patada en los h…!”

http://www.youtube.com/watch?v=rXSNJUqrIds

10- “Una romantiquita para calentar”

Ojala existiera una varita mágica para desaparecer del mapa los discos de Reik. Los escuchamos hasta cuando le jalamos al water. No es justo, esa música tan repetitiva y con letra de azotado, nomás no. Definitivamente no es una buena idea para los haters que cohabitamos con los fans de Exa fm. 

Por culpa de los gimnasios y su selección musical somos el país con más gordos, jum.

http://www.youtube.com/watch?v=fIDaTjwXIsg