Morrissey: Las letras de drama queen

Te amamos, Moz, aunque hagas berrinches

Facebook Oficial Morrissey

Morrissey es una figura de culto. Despierta pasiones en varias latitudes del mundo, pero un caso particular es México —sobretodo en esa comunidad que ahora vive en Estados Unidos y que lo idolatra como a un mesías. Razones puede haber muchas. Morrissey es el epítome de los miserables. Una existencia dedicada a la añoranza, a la nostalgia y a la evocación de tiempos mejores que nunca llegarán. Quizá por eso es que nuestros paisanos allá en Los Ángeles —u otra latitud gringa— lo quieren tanto. Representa lo perdido. La patria querida y la imposibilidad de un retorno. 

La capacidad de poner sentimientos en canciones ya la traía desde los Smiths. Los alienados encontraron un símbolo que, a pesar de ser igual de retraído y ensimismado en sus pensamientos, logró despuntar como ídolo pop, con flores, camisas abiertas, collares de abuelita y cierto androginismo con el que, sin importar tu género, te sentías identificado. 

Hay que aceptar que pocos letristas pueden manipular el lenguaje de tal manera, que son capaces de mezclar la ironía con la melancolía, la sátira con la decepción. A través de los años, Morrissey logró perfeccionar un estilo propio que divierte y se identifica con sus escuchas. Pero una cosa es cierta, a Moz le encanta quejarse. Sí, lo hace de manera elegante, pero no deja de ser una queja. Desde sus desplantes de vegano, hasta sus conocidas peleas con personajes como Robert Smith. 

Amamos que Morrissey se queje y por ello decidimos recopilar las mejores letras en las que se lamenta, hace berrinche o se burla por algún aspecto de esta miserable pero divina existencia.

10 .- “I Am Hated For Loving” 

Soy odiado por amar. ¿Quién no se ha puesto así? Nadie me quiere, todos me odian, mejor me co… No, esa referencia está chafísima para mezclarla con Moz. Esta rola del Vauxhall and I, resume lo que al parecer ha sido la vida de Morrissey, amarse a él mismo, creer que los demás lo odian. 

9.- “If You Don’t Like Me, Don’t Look At Me”

Sí, reclamo de a niño chiquito. ¿Qué me ves? Dirige tu mirada a otro que pueda aceptar tus oclayos. Ve cuaaaaaánto me importa, eh. Incluida como cara B de su sencillo “The Youngest Was The Most Love” del Ringleader of the Tormentors, Morrissey clama porque, si no te agrada, no lo veas. Una petición sencilla de cumplir, ¿no?

8.- “It’s Not Your Birthday Anymore”

A ver, chavo, ya bájale, ya no es tu cumpleaños. Quizá te tratamos chido porque era una fecha especial, pero ni modo, se ha acabado. ¿De verdad creíste todo lo carameloso que te dijimos? Ja. Moz, de nuevo como pequeñín al que obligan a tratar bien a un compañerito que en realidad odia, se burla de que ya no tiene que hacerlo más. Tal vez este no sea un lamento en sí, pero estaría chido restregarle en la cara esta canción a nuestros escondidos archienemigos. 

http://www.youtube.com/watch?v=s-kFfqJXfMY

7.- “Mexico”

Sí, Moz nos ama. Y nosotros lo amamos. En esta cancioncita se lamenta de los desperdicios químicos de nuestros vecinos gringos, del odio que dice que tienen los tejanos, y de que si eres blanco y rico, crees que estás en lo correcto, mientras que él no ve por qué tiene que ser así. Oh, Morrissey, si tú lloras por esas cosas, imagínate nosotros.

http://www.youtube.com/watch?v=NIv9V2eH5wE

6.- “The More You Ignore Me, The Closer I Get”

Ay, ay, ay, tan cierto que duele. Aquél o aquélla que posee todos tus pensamientos, tus sueños y tus añoranzas no te pela. Pero eso no importa. Estarás en el bar con mi cabeza en la barra, pero no importa. Mientras más te ignoren, más cerca estarás. Aunque eso sí, Moz lanza una advertencia: “Cuando duermas, entraré en tus sueños como una mala deuda que no puedes pagar, mejor cede”. Tómala. ¿Quién puede contra eso? 

5.- “The Bullfighter Dies”

Las corridas de toros son re-polémicas. Podrás estar a favor o en contra, pero pocas personas se muestran indiferentes ante este tema. Alguien que está firmemente convencido de que cualquier forma de comer carne implica un asesinato, obviamente no podría disfrutar de la tauromaquia. Ya lo dijo hace muchos años: Meat is Murder. ¿Y qué hay de una corrida de toros? Pues es todavía pior. Por ello, Moz en su nuevo disco incluye esta cancioncita en la que dice que a nadie le importaría que muriera un torero, porque todos quisiéramos que el toro sobreviviera. Una cachetada con guante blanco a esa tradición. 

http://www.youtube.com/watch?v=lI0pLsemLy4

4.- “Life is a Pigsty”

Morrissey diciéndolo directo: la vida es una mierda, y  si no lo sabes, ¿entonces qué sabes?. Aunque lo más correcto sería decir que es un “corral de cerdos” no una mierda, pero se entiende a lo que se refiere. “No te puedo alcanzar, ¿puedes parar el tiempo?, ¿puedes parar el dolor?” El dolor por un amor de toda la vida que no fue correspondido de la misma manera. El eterno lamento por el que muchos pasan. Aunque da una esperanza, en sus últimos segundos de vida, dice que se vuelve a enamorar. Pero eso sí, mantiene que la vida es una mierda. 

3.- “Suedehead”

Quizá el máximo éxito de Morrissey después de los Smiths hasta el You Are The Quarry del 2004. Una plegaria desesperada para que lo dejen en paz. “¿Por qué vienes? ¿Por qué llamas? ¿Por qué me envías tontas notas? ¿Por qué vienes si sabes que haces las cosas tan difíciles para mí? Tuviste que entrar en mi habitación sólo para leer las cosas que había escrito de ti en mi diario. Me siento enfermo”. Aquí Morrissey no es el vulnerable, sino el acosado. Está harto de que alguien que quedó prendado de él y regresa constantemente haciéndolo sentir incómodo. Pero Moz, lo único que le responde es: “Fue un buen acostón”. Tssss, eso arde. 

2.- “Everyday Is Like Sunday”

Hay días que pueden parecer interminables. En donde ya no encuentras cómo pasar el tiempo y que todo parezca menos gris. En esta oda, Morrissey dice que no sólo son algunos días contados, sino absolutamente todos. Aunque querramos escapar a la playa o a algún lado en donde supuestamente encontraremos diversión, de repente todo vuelve a ser igual. Desearíamos no estar ahí. Desearíamos que el fin del mundo llegara rápido a acabar con la monotonía y lo banal de la vida. Albert Camus sería ávido fan de esta canción, no tengo duda alguna. 

1.- “Heaven Knows I’m Miserable Now”

Sí, es una rola de los Smiths, pero es LA rola de las quejas de Moz. No podíamos dejarla pasar. Ironía en su punto máximo. “Estaba feliz en la niebla de una borrachera, pero el cielo sabe que ahora soy miserable”. Sí, la maldita insufrible y desgraciada cruda. “Buscaba un trabajo y ahora tengo un trabajo, y el cielo sabe que ahora soy miserable”. Ese sentimiento que normalmente llega cuando te tienes que levantar temprano para ir a una chamba nueva. “¿Por qué le sonrío a las personas que preferiría —y por mucho— patear en el ojo?”. Frases que ejemplifican perfecto las desgracias de la vida cotidiana. Una maravilla que Moz dejó como himno a los berrinches. Número uno indiscutible de nuestro chillón favorito.

Larga vida a Steven Patrick Morrissey.