Massive Attack en México

Massive Attack en México

La rese?a del concierto que dieron ayer en el Auditorio Nacional

Por Baxter, que nunca los había visto en vivo… pero se moría de ganas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Cortesía de Mr. Fernando Aceves. Síguelo en Twitter. Visita su página.

 

La sorpresa comenzó cuando anunciaron que Martina Topley Bird (sí, la que le da voz a las rolas del  Maxinquaye de Tricky) sería telonera de sus contemporáneos. Era lógico y de esperarse, además de colaborar en algunas canciones del Heligoland, la talentosa cantante está de gira con Massive Attack.

Con un Auditorio medio lleno (comenzábamos optimistas) Martina, acompañada únicamente por una mampara con su nombre, un pedestal de micrófono conectado a un pedal, y un percusionista  ninja con todo tipo de juguetitos para adornar la voz de la coqueta intérprete.

Un deleite. Mientras las butacas del recinto se abarrotaban por minuto, la Topley hizo gala de su talento. Así, solita y tratando de hablar en español, llenó el escenario del foro masivo más elegante del país. Luego, máscaras de luchador en el escenario, jorongos asiáticos y secuencias creadas in situ y la ovación de un público conocedor, y otro por conocerla.

Intermedio.

Como en las buenas funciones, un pequeño tiempo para salir a beber, fumar, socializar y hacer pipí. La playera del evento estaba a 200, unos cien varos más cara que la que vendían afuera, en Reforma. Tal vez, aguanta un par de lavadas más. Eso, no lo puede comprar el dinero. Filas interminables para comprar cerveza y botanas. La clase media se encuentra en estos eventos, todos conocen a todos. Todos, por supuesto son ultramegasuperhiperfans we…

Fuera luces. Ovación moderada, el foro no es apto para la euforia colectiva. ¿O sí? El escenario es barroco. Cuatro atriles de micrófono, un módulo en medio con una tornamesa y un par de sintetizadores, dos baterías (una de cada lado), otro módulo: una especie de nave madre con toda clase de instrumentos, secuenciadores y controladores. Además, austeros módulos de LEDs en la parte posterior.

Primera rola: “United Snakes”, un juego modesto de luces, Robert “3D” del Naja en las vocales, el público atento, y en una sospechosa sincronía, simplemente escucha. Después, vuelve Martina Topley-Bird, a interpretar “Babel”. Comienzan los mensajes en la pantalla. Al principio ilegilbles, luego parte de un discurso en español. Se tomaron la molestia de “traducir” y tropicalizar su espectáculo. El enorme (literal) Daddy G apareció para cantar un par de coros en “Risingson”.

Segunda gran sorpresa: Horace Andy en el escenario para darle voz a “Girl I Love You”. El icónico músico jamaicano le cerró las bocas de todo el Auditorio Nacional con su voz, para movernos cadenciosa e hipnóticamente. Más mensajes contestatarios. ¿Cuánto gasta el congreso británico en toallas y papel de baño? ¿Cuánto cuesta la salud en África? Con pelos y señas, los números dibujaban realidades. Esto fue más que un concierto, fue un discurso político.

Regresa Martina, interpretan un par más, incluída una inédita. Después 3D recuerda su primera visita a México, en el fatídico Creamfields, donde dicen los que lo vivieron, que sonó fatal. Ahora, todo cambió. Todo sonaba en su lugar, los músicos pusieron un estándar difícil de superar. Así se debe dar un concierto. Concentración, alma y sí, harta sofocación. Lo logran, y la pantalla de LEDs, con todo y sus mensajes y brillantez, pasa a segundo plano.

Después vinieron los “éxitos”. “Teardrop”, interpretada con el tempo (aún más) abajo. "Mezzanine", brutal. "Angel", nuevamente con la colaboración de Andy. “Safe from Harm”, otra vocalista invitada, para ser replicada de forma impecable con final de colección. (Sí, como un orgasmo.)

Para “Inertia Creeps”, el mensaje ya no era global. Alguien decidió copiar algunos de los encabezados “importantes” de la prensa en México. “Thalía podría regresar al cine de la mano de Andy García”. “Pedro Damián planea nueva telenovela”. “Jorge Vergara pierde el nombre de Chivas”. Justo en el clímax de la rola: blancos. “10000 muertos en México en 50 días, ¿Cómo estuvo tu semana?”. En efecto, lentamente, la inercia se te sube y no puedes ignorarla.

Encore. Aplausos y más aplausos. El público, como un horno, se fue calentando poco a poco, del asiento al baile a los brincos. Trance colectivo. Un rave que trascendió géneros.

Regresaron Horace Andy, Daddy G y 3D para cantar “Splitting the Atom”. Y luego la despedida: “Unfinished Sympathy” que no tiene más remedio que sonar noventerísima, pero emocionante. “Atlas Air” mostró las rutas de los vuelos comerciales, luego las de los vuelos de rescate para posteriormente culpar a las trasnacionales de la miseria mundial. Catarsis colectiva para darle la bienvenida a “Karmacoma”. Y así, hablando de la vida y la muerte se despidieron.


 

¿Veredicto?
Ese lo ponen ustedes en la sección de comentarios.

Va el setlist

United Snakes
Babel
Risingson
Girl I Love You
Psyche
Future Proof
Invade Me
Teardrop
Mezzanine
Angel
Safe From Harm
Inertia Creeps

Splitting the Atom
Unfinished Sympathy
Atlas Air
Karmacoma