Nuestra música nos salvó la vida.- Maldita Vecindad

Platicamos con Roco Pachukote sobre su disco emblema

maldita vecindad
Foto: Alejandro Zeller | Maldita Vecindad

La Maldita Vecindad celebra 25 años de “El Circo”.

¿Y tú, qué hacías hace 25 años? Roco, Aldo, Pato, Lobito y SAX estrenaban El Circo, el segundo disco de estudio de La Maldita Vecindad con canciones que hoy son un clásico del rock en español como “Kumbala”, “Solín”, “Pachuco”, entre otras.

Lejos de aquel 1991 y cuatro discos de estudio después, Roco sabe que no todas las bandas pueden tocar 25 años después en el lugar donde presentaron un disco, pero para Maldita Vecindad esto es un privilegio.

También checa: Nuestros discos de rock en español favoritos

Platicamos con Roco Pachukote sobre el próximo show, la ola de la nostalgia y el futuro de La Maldita.

La banda se presentará este 9 de diciembre en la Carpa Astros para cerrar la serie de conciertos por el 25 aniversario de El Circo, que, a pesar del cambio generacional, se ha quedado presente, no sólo porque esta banda sea una de las más longevas de la música nacional, sino porque los 11 temas que componen este álbum cuentan historias y vivencias que narran el día a día de la Ciudad de México y sus personajes.

«A nosotros nos gusta usar el concepto que utilizaba Piporro, él decía que le gustaba hacer disconovelas, con relación a que cada canción era el capítulo de una gran novela y se contaba a lo largo de un disco. Las historias que se cuentan en El Circo no son nada distintas a lo que estamos viviendo en la ciudad. Cuando escribimos ‘Solín’, no había faquires en las esquinas, era un cruce de la historia de El Calimán, un homenaje a la historieta mexicana, a la vida cotidiana en la urbe. Hoy, 25 años después, te paras en un alto y un chico extiende su camiseta de vidrios rotos y camina por encima. Yo creo que la metáfora de la ciudad como un gran circo se sigue aplicando de una forma muy actual».

¿Les gustaría hacer otro homenaje como los que han hecho a Tin Tan y Juan Gabriel, por ejemplo?
Cuando hicimos “El Barzón”, lo hicimos por dos motivos: porque era la crónica de lo que realmente sucedía durante la Revolución en un momento en el que la mayoría de la gente era analfabeta y la música era lo que iba contando la verdadera historia.

“El Barzón” tiene una estructura rítmica que se asemeja mucho al rap, y ese ha sido uno de los homenajes más grandes que hemos hecho a ese género que es el corrido. Nos gustaría hacer en el futuro más que tributos, reelaboraciones o actualizaciones de autores o de géneros en México que tienen mucha resonancia con lo que se está haciendo mundialmente.

Acabo de participar en un tributo a Chicoché y es impresionante cómo la cumbia se ha fusionado con la música gitana, con lo balcánico, con la electrónica e infinidad de géneros.

La cuestión de los tributos es otra cosa visionaria que hicimos en El Circo, porque fue el primer disco de rock mexicano en el que consiente y directamente hicimos una versión y un homenaje a un cantautor que estaba vivo en esa época, el grandísimo Juan Gabriel, con “Querida”. Esa canción fue muy polémica cuando la sacamos porque los fans de Juanga dijeron que habíamos destrozado la rola y los rockeros se preguntaban por qué hacíamos versiones de Juan Gabriel.

¿Les gustaría explorar con más géneros musicales?
Nos faltan muy pocos géneros por explorar, la base de la Maldita Vecindad es la fusión, el mestizaje. “Solín”, por ejemplo, es una mezcla rara de raï, la música típica de Argelia mezclada con funk y reggae.

¿Cómo es que su música influye para generar un cambio en el país?
Nosotros nacimos con el movimiento social, no tendríamos origen ni razón de nuestro trabajo sin el terremoto del 85. Nosotros empezamos a tocar fuera de la bodega de Santa María con todos los movimientos civiles. En 1988 con el movimiento del fraude electoral, en 1994 con el zapatismo. Toda nuestra música va de la mano con los movimientos sociales, porque nosotros somos parte de estos movimientos, y últimamente con el trabajo directo con las comunidades indígenas. La música y la cultura son la herramienta más poderosas que tenemos para transformar nuestro propio corazón, nuestra familia, nuestro barrio.

“La música es una gran medicina para el corazón, el alma y la mente humana”

¿Consideras que su música es medicina?
La música que hacemos en La Maldita Vecindad es música para mí y mi propio corazón, a nosotros la música nos salvó la vida.

Sobre la ola de la nostalgia, ¿qué piensas sobre el hecho de que las bandas retomen un material anterior antes que sacar uno nuevo?
La Maldita está en la etapa de recapitulación, estamos analizando nuestra carrera desde el momento actual, hasta que nos formamos como banda. Eso para liberarnos de las cosas que no queremos y venimos cargando.

¿Qué representa para ustedes cerrar la gira de aniversario en este recinto?
Hace 25 años la Carpa Astros era solamente un circo, nadie hacía conciertos ahí. A nosotros se nos ocurrió, platicamos con la familia Atayde e hicimos esa locura. 25 años después la Carpa Astros ya es un lugar de conciertos.

Esta recapitulación es una manera de nosotros mismos para entender y revalorar nuestro trabajo. Para nosotros no sólo significa hacer una reedición de un disco, para nosotros es una recapitulación, porque nuestro trabajo ha sido muy cercano con la cultura popular en México y los movimientos sociales.