Maestro del Videoclip

Cada vez son m?s las cafeter?as que decoran los capuchinos. Aqu? te decimos de qu? va.

Un videoclip es, en resumidas cuentas, un comercial de una disquera. Es la fórmula probada para atraer la atención de millones, y ponerle cara a una propuesta sónica, cuya meta final es llevar a los consumidores a las tiendas y hacer que eligan ese disco sobre una oferta de millones. Todos, absolutamente todos, desde Madonna hasta Katy Perry, pasando por The Cure o Linkin Park, han sabido apreciar las bondades que otorga el video musical.

¿Pero qué sucede cuando tu música es inclasificable? Cuando la propuesta es tan abstracta o de nicho, que ni en las estaciones de radio, ni en MTV y mucho menos en Ritmosón, programarán algo de tu material, realmente estás en problemas si quieres subsistir en el negocio. Llegar a un público masivo sin una propuesta masiva es casi imposible… a menos de que tengas una estrategia infalible o a un director de videos como Chris Cunningham.

Cunningham se ha distinguido por su trabajo con la Warp Records, una casa que se ha distinguido por apostarle a propuestas poco digeribles, invirtiendo toda una maquinaria para lograr ventas y fama. El inglés ha trabajado con algunos de sus artistas desde el principio, y los ha convertido en íconos de la cultura pop.

Su minucioso y oscuro trabajo logró “democratizar” el sonido de proyectos duros de roer como Autechre o Aphex Twin. ¿Quién no recuerda con pavor a los niños con cara de Richard D. James en el video de “Come to Daddy? (Si no se acuerdan, denle play al video de arriba y tiemblen.) Todos y cada uno de los beats, instrumentos y secuencias que los músicos crearon en el estudio son ensalzados por imágenes, secuencias que le dan un nuevo significado a la música. Cunningham trabaja codo a codo con los productores y músicos en una especie de simbiosis, en donde las canciones sirven como soundtrack a sus videos, y las canciones toman una potencia entrañable.

Este Michel Gondry de lo bizarro fue notado por las grandes disqueras a los pocos años de empezar su carrera como director de videoclips. En los noventa dirigió los videos más representativos de gente como Madonna o Bjork (“Frozen” y “All Is Full Of Love” respectivamente).

Entre su roster de artistas se encuentran: Placebo, Portishead, Squarepusher, The Horrors, y el legenario Gil Scott-Heron en su regreso a los micrófonos.