Los mejores conciertos 5 – 1

5 Massive Attack @ Auditorio Nacional

La primera visita en el año de los de Bristol dejó perplejo al Auditorio Nacional. Daddy G y 3D trajeron un apuesta en escena de lujo: Martina Topley-Bird, Horace Andy y módulos de LEDs con mensajes políticos “tropicalizados” a nuestro país. Eso, aúnado a la música hipnótica y sofocante de estos productores, pusieron a todos y cada uno de los asistentes en un trance colectivo. Sombrío, con destellos de furia y en momentos sensualidad, Massive Attack dejó perplejo a México, tanto, que volvieron hacia finales de año, pero como dicen por ahí: primera impresión sólo hay una.

(Reseña y setlist)

4 Arcade Fire @ Palacio de los Deportes

Una de las bandas más esperadas en nuestro país llegó por fin a mediados de este año, a presentar el disco que los colocó como una banda mainstream ante el mundo. El show, montado como si ellos estuvieran tocando debajo de un puente, con un espectacular proyectando sus audiovisuales, fue impresionante. Arcade Fire se convirtió en una banda digna de foros grandes, con canciones que poco a poco se van convirtiendo en himnos y una energía entrañable en la tarima. Desde las canciones de su emotivo Funeral, hasta lo más nuevo, los de Canadá nos ofrecieron una noche por demás emocionante, que recordaremos durante muchos años más.

(Reseña y galería)

3 Paul McCartney @ Foro Sol

El beatle de cara bonita vino nuevamente a nuestro país. Ahora, tocó canciones de todos (bueno, menos de Ringo), nos sacó las lágrimas con una versión de “Something” que empezó con un ukulele (la madre de Harrison tocaba ese instrumento), nos hizo enamorarnos con los primeros éxitos de los Beatles y hasta una de Lennon solista cantó (“Give Peace a Chance”). Con músicos de altísimo calibre y su carisma, reavivó la beatlemanía chilanga a su máximo esplendor. Para los que no pudieron asistir, hubo proyecciones gratuitas en plazas públicas, igualmente abarrotadas. Grande Paul.

(10 rolas de MaCa)

 

2 Pixies @ Teatro Metropólitan

Los boletos se agotaron en cuestión de minutos, y no era para menos. La banda se anunció antes de que develaran el cartel del Corona Capital y parecía una oportunidad única para verlos. En resumidas cuentas, así fue. Pocos fueron los afortunados de tener a los 4 magníficos de Boston en un foro tan íntimo, con un sonido espectacular. Un concierto de rock, no más no menos, lleno de fanáticos de la banda que corearon absolutamente todas las canciones que interpretaron a la perfección. Una tras otra, como balazos, nos recetaron una dosis inolvidable de música con actitud.

(Reseña y setlist)

1 Roger Waters: The Wall Live @ Palacio de los Deportes

Cerramos el año con broche de oro. El espectáculo rock más grande de todos los tiempos pudo ser montado y visto por todo el mundo hasta treinta años después de su creación. En 1980-81 sólo pudieron hacer contados shows, salía muy cara la idea de Waters. Una pared gigante, que se construye mientras la historia de Pink (el personaje de The Wall) se desenvuelve a través de la música, va reflejando los terrores de la humanidad. Guerras, sexo, capitalismo: el infierno personificado a través de proyecciones de la película de Alan Parker, inflables gigantes, una pantalla de LEDs y músicos de primer nivel que interpretan (tal vez mejor) el disco concepto más importante de la historia. Vaya, el ego de Roger Waters logró construír el muro que tiró la alineación de Pink Floyd, pero que ofrece una montaña rusa de emociones durante casi 2 horas. Impresionante. Nos acordaremos de éste hasta la tumba.