Los legendarios toquines de CU y otros conciertos

Los 'abuelos' del Vive Latino y el Corona Capital

Hoy es fácil presumir tus fotos en Instagram de tu ida al Vive Latino o al Corona Capital o a cualquier concierto de rock de algún artista internacional. En esta época es muy sencillo para los fans (y para los que no lo son también) buscar sus boletos por los diversos sistemas de compra por teléfono o internet o en las taquillas y también saber con anticipación qué bandas vendrán a tocar al DF.

Sin embargo esto no era así hace años, pues la apertura para este tipo de eventos no existió durante un buen de tiempo como se conoce ahora, por lo que hay eventos que podemos catalogar como “abuelos” de los conciertos de hoy. 

Avándaro: rock y ruedas

Podríamos decir que uno de los abuelos de festivales como el Vive Latino se remonta al Festival de Rock y Ruedas de Avándaro, el primer festival de rock masivo del que se tiene recuerdo y que se llevó a cabo en dicho lugar del Estado de México en 1971. Y si tiene el sello de ser el más antiguo, también el de mayor convocatoria, pues si bien los organizadores daban la cifra oficial en 250 mil asistentes, algunos miembros de grupos que en ese entonces tocaron calculan que hubo unos 500 mil. 

Después de Avándaro, el control del gobierno se volvió más duro y los chavos de aquella época no tenían de otra más que acudir a los hoyos funky. Prácticamente eran tocadas en bodegas, lotes baldíos o donde se pudiera. No eran conciertos tan grandes ni mínimamente profesionales como son hoy, ni para los asistentes ni para los grupos. El rock seguía siendo clandestino. 

Los abuelos 

Tuvieron que pasar años y una desgracia en la Ciudad de México, como el temblor del 85, para que el panorama cambiara. Los grupos de aquellos años empezaron a organizarse para armar tocadas para ayudar a los damnificados del temblor, aunque en ese entonces todavía armar un concierto grande estaba en pañales. Grupos como Kenny y Los Eléctricos, Botellita de Jerez, Las Insólitas Imágenes de Aurora (después Caifanes) Ritmo Peligroso, Real de Catorce, entre otros, iniciaron este movimiento. 

No obstante, fue hasta los 90 cuando todo cambió. Ciudad Universitaria y el Poli se volvieron los espacios adecuados para tocar y hacer conciertos masivos. Y esto ocurrió por dos hechos: 

El primero fue porque en 1993, los Caifanes dieron un concierto en la explanada de la delegación Venustiano Carranza. Obviamente la organización se vio rebasada y no había una cultura de organización de este tipo de eventos. Se armaron zafarranchos, la policía estaba ahí y arregló la bronca a toletazos y todo terminó mal. De ahí que se empezaran a buscar espacios alternativos y qué mejor que CU, donde había autonomía. 

El segundo y por el que tomó fuerza el concepto de conciertos masivos fue el de una toma de conciencia social. Se empezaron a realizar ‘toquines’ en apoyo al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en espacios de Ciudad Universitaria. ¿Quién de ustedes fue a alguno en el estacionamiento del estadio de CU, o en el de la zona de aspirantes o ya fuera de la UNAM, a los del deportivo Mixhuca?

Uno de los grupos más asiduros a estos eventos era Santa Sabina; su vocalista, la inolvidable Rita Guerrero, junto a otros músicos y artistas como Paco Barrios ‘El Mastuerzo’, eran parte fundamental del movimiento. Pero también eran los inicios de Panteón Rococó, Salón Victoria y muchos más.

89672Rita
Rita

Y ahí iba toda la ‘banda’ a estos conciertos. En ese entonces no había nada de boletos por teléfono ni nada por el estilo. Los anuncios de los conciertos eran en las famosas ‘propas’ (propagandas) de papel, donde se anunciaba a todas las bandas que iban a tocar y se anunciaba el costo de la ‘cooperación’ y se pedía llevar un kilo de granos, como arroz o frijol, para apoyar a los “hermanos de Chiapas”. Otro sitio que comenzó a ser sede de conciertos fue el Zócalo, una vez que los chilangos empezamos a elegir a nuestro Jefe de Gobierno también hubo más apertura para los eventos masivos.

89671No está de más tomar precauciones
No está de más tomar precauciones (Cuartoscuro)

Cómo no recordar aquellos tres conciertos masivos que sirvieron de ayuda para financiar la Caravana por la Paz del EZLN, que entró al DF en 1997. Los conciertos fueron el 30 de abril en la UAM Xochimilco, el 10 de junio en el CCH Azcapotzalco y el 4 de septiembre en CU. Un año después de estos conciertos, nació el Vive Latino.

89674Aquí la recolección
Aquí la recolección (Cuartoscuro)

¿Y en cuestión de bandas internacionales? 

Como apunte diremos que los conciertos de artistas internacionales también son muy comunes hoy en día, pero hubo cinco que se pueden considerar los abuelos de éstos: 

El primero fue en 1981, cuando Queen, con el legendario Freddie Mercury, tocó en el estadio Ignacio Zaragoza en Puebla. En 1989, Rod Stewart se presentó en el estadio La Corregidora, en Querétaro. The Cure lo hizo en Monterrey en 1992 y un año después, en 1993, Madonna ofrecía su primer concierto en México en el Autódromo Hermanos Rodríguez y Michael Jackson también pero en el Estadio Azteca. 

¿Y ustedes se acuerdan de alguno de estos conciertos? ¿Fueron a aquellos masivos en CU?

También checa:

Lugares que extrañamos para rockear
La semana que Madonna y Michael Jackson estuvieron juntos en el DF
7 tiendas chilangas que ya no existen 
La entrevista original a la encuerada de Avándaro