Los mejores discos del 2013

Un año/10 discos/4 opiniones

Getty Images

Estamos en esa época del año que nos obliga a echar un vistazo atrás para analizar todo lo bueno y lo malo de este ciclo, lo que nos da una gran oportunidad para apreciar lo que vivimos, escuchamos y sentimos este 2013.

Desde la música, este año fue impresionante, tuvimos el regreso de David Bowie, el debut de Savages y el concierto maratónico de The Cure en la ciudad. Sin duda, fue un gran año para los melómanos que nunca nos cansamos de escuchar música. 

La curaduría de esta lista fue muy compleja, nos costó varias discusiones, enojos y risas. Pero finalmente logramos enlsitar los que, para nosotros, fueron los mejores discos del año, no sólo por su calidad musical, sino por su su relevancia y propuesta. 

En fin, sin más introducciones, cuatro de nuestros melómanos más fervientes se dieron a la tarea de elegir sus 10 discos favoritos del año. 

¿Cuáles nos faltaron, cuáles quitarían o cuáles meterían?

Por: Uriel Waizel, @uriw

  • 1 Boards of Canada, Tomorrow’s Harvest (Warp Records)
    • Como el soundtrack para una película imaginaria de 1977 sobre el calentamiento global y la desolación de un mundo post-apocalíptico, con un rayo de esperanza que aparece de entre el polvo.
  • 2 Mount Kimbie, Cold Spring Fault Less Youth (Warp Records)
    • El segundo álbum del dúo inglés, se sitúa en un pináculo entre el post-dubstep y la indie-trónica: Angular, pero cálido. Industrial, pero acaramelado.
  • 3 My Bloody Valentine, m b v (Independiente)
    • Kevin Shields regresa tras 22 años sin álbum, para reafirmar cuáles son los cánones del shoegaze y el dreampop. Y más que un disco de revival, sienta nuevas bases para progresar en el género del beautiful noise.
  • 4 Disclosure, Settle (Universal)
    • Los hermanos Lawrence de 19 y 22 años, resumieron dos décadas de música electrónica británica en un álbum plagado de sencillos y vocalistas invitados, que complació a los fans del house, dubstep y pop, por igual.
  • 5 Tino el Pingüino, Tu antihéroe favorito (Independiente)
    • Tino rompió con los dogmas del HipHop nacional. Rapea como punk, con una lírica hipsterosa, que igual rima Budismo Zen, con Instagram y El Imperial. ¿Qué más, sino un cronista contemporáneo del hedonismo capitalino?
    • http://www.youtube.com/watch?v=mDXRsRLBZ-o
    •  
  • 6 Triángulo de Amor Bizarro, Victoria Mística (Mushroom Pillow)
    • Los de Galicia nos regalaron un trabajo perfecto de shoegaze y pop industrial. Ni muy ruidoso, ni muy meloso. Es tan girly como sobrecargado de canciones épicas y memorables.
  • 7 Oso Leone Mokragora (Foehn)
    • Inesperadamente, la música de esta banda de las Baleares suena a un relajado post-rock, inspirado en vaporosas corrientes mediterráneas y evocaciones botánicas. Música tan elocuentes como la del tardío Talk Talk y la de los daneses Efterklang… Y sinceramente, Sigur Rós debería seguir un rumbo como este.
    • http://www.youtube.com/watch?v=lHguYHjiD54
  • 8 Julia Holter, Loud City Blues (Domino)
    • El mundo de la multi-instrumentalista californiana Julia Holter es misterioso y post-moderno; urbano y onírico. Sus orquestaciones e intensidad emocional recuerdan tanto a Kate Bush, como a Bat for Lashes. Éste, es el segundo álbum en la carrera de esta talentosísima mujer que –esperamos– haga historia. 
  • 9 Oneohtrix Point Never, R Plus Seven (Warp Records)
    • Daniel Lopatin es un músico que se pasea por el legado de autores pasados, como si caminara por una venta de garage: por acá, algo de los sintes de Vangelis, por allá la relajación de Kitaro (sí, el New Age ha vuelto!), algo de la neurosis de Philip Glass y la genialidad de Autechre o Aphex Twin. El resultado, como una bizarra extracción de Nueva Estética tomada de la psique colectiva plasmada en la Deep Web. Genial.
  • 10 Chico Sonido, Nalga Bass (Casete)
    • Poquito de trap, tribal, música bass, cumbia y reggaetón: Chico Sonido, productor mexicano radicado en L.A. supo hacer un álbum cargado de humorismo y picardía, que engloba varias tendencias de la electrónica latina, para llevarla a un nuevo nivel. La promesa del título lo avala: twerking garantizado..
 


Por: @juanchulfo

10.  Aleph – Gesaffelstein

Mike Lévy es uno de los productores más relevantes del momento. Tiene un estilo muy refinado tanto en su música como en sus videos. Este año trabajó junto a Kanye West en el Yeezus lo que trajo consigo una de las mejores duplas actuales. Sin embargo, su trabajo como Gesaffelstein habla por sí mismo. Aleph es un álbum completo, tiene una secuencia muy interesante de principio a fin.

 

9. 6 Feet Beneath The Moon – King Krule

Archy Marshall tiene una voz muy peculiar, uno de esos timbres que no puedes sacar de tu cabeza después de escucharlo cantar. Este año presentó su trabajo como King Krule (antes se hacía llamar Zoo Kid). Un disco con una propuesta distinta a la tendencia, crudo, sin ornamenta pero muy bien logrado.

 

8.  The Golden Age – Woodkid

Yoann Lemoine, mejor conocido como Woodkid podrá sonar como un nombre nuevo en la escena musical, pero no lo es. Este diseñador, productor y músico ha estado detrás de videos de gente como Katy Perry, Lana del Rey, Moby, entre otros. Y no fue hasta 2013 cuando lanzó su primer larga duración que sólo demuestra la genialidad de este hombre. Además, el trabajo visual que lo acompaña es impresionante.

 

7.  Woman – Rhye

Mike Milosh y Robin Hannibal son los nombres detrás de este proyecto dedicado tanto en la sensualidad (y sexualidad) de sus letras, como en la música a las mujeres. Su propuesta es sumamente refinada, e impecable.  Definitivamente tenía que estar en esta lista.

 

6. Kveikur – Sigur Rós

Honestamente me costó trabajo entrarle a la fiebre por Sigur Rós, quizá sea mi percepción, pero su música es difícil de digerir a primera instancia, sin embargo, después de varias escuchas el viaje es asombroso.

 

5. …Like Clockwork – Queens of the Stone Age

Los QOTSA liderados por Josh Homme regresaron del más allá (literalmente) para lanzar el mejor álbum de su carrera.

 

4. The Next Day – David Bowie

Un día, David Bowie decidió regresar a la música para enseñarle al resto del mundo que su genialidad sigue vigente. Lo hizo de la mejor forma.

 

3. Overgrown – James Blake

A sus 25 años, Blake ha viajado alrededor del mundo, se ha presentado en los festivales de música más importantes del mundo y, por si fuera poco, este año ganó el Mercury Prize a lo mejor de la música británica. Overgrown es un disco que resume de la mejor forma el nuevo rumbo de la música.

 

2. Yeezus – Kanye West

Kanye West es uno de los artistas más polémicos de nuestro tiempo, es de esos personajes que amas u odias, no hay punto medio. Hay quien dice que el Yeezus es uno de los discos más pretenciosos y sobrevalorados del año, otros opinan que es una genialidad absoluta. Yo soy parte de los últimos.

1. Silence Yourself – Savages

Desde el momento en que escuché el manifiesto de Savages en la voz de Jehnny Beth y percibí el hartazgo por la cotidianidad de la música moderna, quedé cautivado e hice caso a su orden: guardé silencio. Escuché el Silence Yourself de principio a fin y no lo he dejado de hacer desde entonces. Savages es el tipo de banda que necesitamos.

 

————————————————————————————————————-

Por: Omar Morales, @OmarInMorales

Como cada año la lista de En 10 no es una lista cualquiera y por eso no cualquiera aparece en esta lista.

10. Woman Child – Cecile McLorin Salvant

Porque su voz y composiciones pertenecen a otro universo temporal, por la solidez de su formación académica volcada en sus ideas musicales, porque a sus 24 años ha demostrado que el jazz puede ser revitalizado, y porque canta como todas y se escucha como ninguna.

9. AM – Arctic Monkeys

Porque este disco fue creado con la imaginación musical suficiente para llenarlo de matices, es un disco cursi, salvaje, sexy, melancólico, festivo, optimista, melodramático, oscuro, poético y divertido a la vez, AM de los Arctic Monkeys.

8. Get Up! – Ben Harper & Charlie Musselwhite

Por las pegadoras letras de Ben Harper y su adolorida voz, por la maestría de Charlie Musselwhite en la armónica, y por las diez composiciones originales y sin rodeos que a través de este disco navegan por distintas vertientes del blues, Get Up! es uno de los grandes discos de este año.

7. Cibelle – Unbinding

Por su gran combinación de música electrónica, pop y experimentación sonora, y porque este disco resulta un rompecabezas auditivo de rutas fascinantes, desde Brasil, Cibelle, en el 7 de los 10 de 2013.

6. …Like Clockwork – Queens of the Stone Age

Porque es un disco breve, contundente y multiforme que ofrece potencia, sensibilidad, magnetismo, sorpresa, ansiedad y ensoñación, y porque hace honor a su nombre al ser un gran trabajo de relojería musical, Like Clockwork de los Queens of the Stone Age.

5. Hiatus Kaiyote – Tawk Tomahawk

Porque esta banda australiana fue una de las grandes sorpresas musicales que tuve en el año. Su combinación de soul, jazz y música electrónica artesanal es fascinante y estimulante, y eso que apenas se formaron hace un par de años. Hiatus Kaiyote y su disco Tawk Tomahawk en el número 5.

4. Random Access Memories – Daft Punk

Porque Daft Punk pertenece a la exclusiva estirpe de los grandes genios del pop, porque se trata de su trabajo más ambicioso y mejor logrado, porque es un fastuoso homenaje a la música disco y un crisol de viejas ideas renovadas, y porque (el término es absurdo pero inevitable) Random Access Memories es un disco retrofuturista. 

3. Wed 21 – Juana Molina

Porque en sus letras hay poesía, filosofía y narrativa, porque Juana Molina compuso todas las canciones, se hizo cargo de la grabación, generó todos y cada uno de los sonidos que se escuchan en el disco y porque es una obra de arte fuera de lo ordinario, Wed 21 (en inglés) de la argentina Juana Molina en el número 3 de esta lista.

2. The Next Day (Extra) – David Bowie

David Bowie es uno de los compositores más completos en la historia del pop y cualquiera de sus discos medianos (comparados con sus obras maestras) pueden resultar más interesantes que discografías enteras, y creo que The Next Day en su versión extra es uno de los discos más francos de su carrera. Sin pretensiones vanguardistas, dedicado a la muerte y las despedidas, es una joya por donde se le vea.

1. Pushin against a stone – Valerie June

Valerie June es una voz antigua que no pertenece a estos tiempos de vértigo e impaciencia. El disco que más me conmovió y encantó en esta época binaria es un disco de country, jazz y blues grabado a la antigua, producido Dan Aurebach de los Black Keys, compuesto y cantado magistralmente por Valerie June, Pushin Against a Stone en el número uno de la lista de discos de En 10 de 2013…

 

——————————————————————————————————————-

Por: Emmanuel Gutiérrez

10. Yeezus – Kanye West

Manifiesto ideológico y musical. Rick Rubin demuestra que su talento no tiene fronteras al lado de Kanye West.

9. Psychic – Darkside

Propuesta exquisita, fascinante. En 45 minutos, miles de capas sonoras te transportan a una ‘hecatombe’ musical.

8. AM – Arctic Monkeys

AM es un viaje sonoro con múltiples posibilidades, atrevido, atmosférico; Alex Turner y compañía dejaron de ser tímidos.

7. Silence Yourself – Savages

Una mujer que bien podría emular a Ian Curtis; Jehnny Beth llenó de frescura una casi aniquilada ola Post Punk.

6. Trouble Will Find Me – The National

Madurez y un sonido propio, 14 años sintetizados en una hermosas propuesta sin desperdicio alguno.

5. Push The Sky Away – Nick Cave & The Bad Seeds

Acordes densos y oscuros, Nick Cave contempla la noche a través de ‘tenebrosos’ pasajes musicales.

4. Modern Vampires of the City – Vampire Weekend

La obra cumbre de Ezra Koening basada en la mortandad de las personas en una ciudad que no envejece.

3. Sunbather – Deafheaven

¿My Bloody valentine en versión Black Metal? ¿El resultado? Sonidos potentes hechos en San Francisco.

2. 13 – Black Sabbath

Ozzy Osbourne y Tonny Iomi regresan al trono que nunca debió dejar hace 35 años. La ‘mano santa’ de Rick Rubin rejuveneció a Black Sabbath.

1. The Next Day – David Bowie

Una década de silencio trajo a la mejor versión del ‘Camaleón’ de vuelta al escenario.

*Decepción del Año:

The Strokes / Comedown Machine

No hay magia, sin frescura, ritmos planos, escasa inspiración . Un trabajo que demuestra que Julian Casablancas y compañía viven del éxito de sus dos primeros discos ¡Nada más!