Las 20 mejores canciones indie en español del 2014

Y ahora el conteo en nuestro queridísimo idioma...

Facebool Oficial Tunacola

No hay un hilo negro en el indie. Algunos lo sitúan en el éxito de los Smiths estando con una disquera independiente como Rough Trade Records, pero la verdad es que un término tan tergiversado ya carece de inicio. Digamos que simplemente es. Existe en la marea de géneros que aparecen todos los días a velocidades exorbitantes. Es algo fácil encasillar el electropop, el emo, el garage, el lo-fi pop o el folk en una etiqueta comunal que diga indie, y para evitarnos clasificaciones, así lo haremos.

En fin, el 2014 fue un gran año para la música en español —y, hay que aclarar que, aunque en la lista a continuación no todas las rolas son en español, sus intérpretes nacieron en países hispanohablantes. Al parecer, Chile está a la vanguardia de la música, con propuestas que supieron aprovechar lo mejor de una escena angloparlante, para adaptarlo a su idioma natal. En fin, acá el conteo de las 20 rolas más chidas del año. 

20.- Buscabulla – “Caer”

Una extraña combinación de talento puertorriqueño radicado en Brooklyn. Buscabulla es una combinación de géneros y ritmos, de la salsa gorda, a la psicodelia cubana, pasando por el rock argentino de los 80, el proyecto de Buscabulla suena cálido y tropical pero extraño a la vez. A veces se agradece que las bandas no se vayan por el camino fácil para hacer pop y se aventuren a crear nuevas texturas sonoras como en “Caer”.

19.- Cineplexx – “Te quiero”

Cosmic tropidisco indie, así es como define Sebastián Litmanovich a su proyecto Cineplexx. Radicado en Londres, pero argentino de nacimiento, Sebastián opta por las secuencias digitales para hacer canciones que sonarán mucho mejor con unas copitas encima, la pista de baile encendida y algún prospecto amoroso a la vista. Uno de los cortes más exquisitos y sensuales del año que hace una declaración que muchos repiten con ahínco cada día: “Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero, te quiero, quiero verte otra vez… llámame, llámame, llámame…”

18.- Dromedarios Mágicos – “Mildred”

Los descubrimientos tienen un saborcito particular cuando vienen por méritos propios. Un día, surfeando en Bandcamp probé a poner la tag “México”. De entre los muchos proyectos que aparecen con la etiqueta, hubo un nombre que me llamó la atención. La palabra “dromedarios” es bien linda, y acompañada del calificativo “mágicos”, pues se vislumbra mucho mejor. Al llegar a la página del artista en cuestión, vi que nomás tenía un EP de 4 cancioncitas llamado Bosque de San Marcos. Bastó un play para que me conquistara. Folk sincero, del que demuestra que una guitarra y una voz son suficientes para hacer grandes propuestas musicales.

17.- Planeta No – “Ya no veo mis zapatos”

Los primeros chilenos del conteo. Planeta No es un trío de Santiago que hacen indie pop del que quieres repetir muchas veces en tu reproductor musical. Tal vez por la tesitura de la voz, los coros pegajosos o las letras que hablan de novias que se desnudan en películas de clase B, pero estos chilenos prometen convertirse en una banda más de la avanzada chilena que con tanto éxito está arrasando en la música de habla hispana. Quién sabe qué influencia maravillosa tengan los Andes, pero parece que nacen sabiendo cómo hacer buenas canciones. 

16.- Love of Lesbian – “Manifiesto delirista”

No sé si soy la persona más objetiva para calificar a Love of Lesbian porque me encantan y me caen muy bien, pero la verdad siempre se las arreglan para hacer canciones grandísimas. Si no eres uno de sus múltiples e incondicionales fans mexicanos, quizá puedas ver con otros ojos la maestría con la que Santi Balmes mezcla la ironía y el sarcasmo en letras con las que todos nos podemos sentir identificados. “Manifiesto delirista” viene incluído en un mini EP de tres canciones que sirven como preámbulo para recibir el próximo disco de los catalanes que, se espera, salga en el 2015. Qué suerte que aún Love of Lesbian lo hace fácil. 

15.- No Somos Marineros – “Onnie Jay Holy”

El emo no ha muerto, sólo descansó un rato. Los No Somos Marineros son una bandota, si no se han lanzado a cualquier venue a verlos, qué están esperando, neta. No importa que no sean grandes entusiastas del género, entre el math rock y el virtuosismo que tienen para hacer buenas canciones y la energía que derrochan sobre el escenario, han hecho en poco tiempo que todos los reflectores los volteen a ver. Además, se preocupan porque la escena local sea unida y en general logran fraternizar con muchas otras bandas que siempre se encuentran en el circuito independiente mexicano. Otro punto más a su favor.

14.- Los Punsetes – “Me gusta que me pegues”

“Me gusta que me pegues, me siento importante. Encuentro tus hostias, fascinantes. Y no me defiendo por no molestarte, prefiero dejar que corra la sangre”. Los Punsetes son así. Ácidos. Crudos. Irónicos. Los defensores de las buenas costumbres seguramente los aborrecen. Y de hecho, por ahí también dicen que son igual de antipáticos en persona, pero eso no lo podría asegurar. Lo que sí puedo aseverar, es que siempre hacen temazos en cada disco que editan. De Madrid para el mundo, los Punsetes son un respiro de aire fresco que le da directito a la doble moral imperante de la sociedad. 

13.- JVNE – “Parks”

Estos muchachos tienen todo para ser una de las mejores bandas de México. Con una buena propuesta y una buena educación musical, se pueden lograr trabajos que hacen ponerse la piel chinita. Así es el primer material de JVNE, se siente fresco y bien trabajado. No es difícil pensar que se está escuchando a una banda nominada al Mercury Prize y no a unos estudiantes de la Superior de Música, pero así son las cosas de calidad, pueden ostentar cualquier bandera y, lo verdaderamente importante, es lo que te provoquen por dentro. Los de JVNE están para grandísimas cosas.

12.- Cementerio de Mascotas – “Hausu”

Óscar Rodríguez parece sólo creer en las grabaciones hechas con su computadora personal. Y es que con los recursos de hoy en día, no se necesita más. El proyecto que sirvió para canalizar las inquietudes de su emo interno, lleva por título Cementerio de Mascotas y, aunque hace unos días editó una rola en la que se pinta un futuro incierto para la agrupación, el After Party EP fue uno de los puntos más finos del indie mexicano. Fiesta negra, Halloween todos los días, es una frase que hasta para tatuaje YOLO sirve. Una joyita del bedroom pop.

11.- Prehistöricos – “Que suba el momento”

A veces basta un segundo para cacharte para siempre. Así me pasó con “Que suba el momento”. Tenía que revisar canciones para poner en un programa de radio y, por casualidad me había tocado reseñar ésta. Qué maravilla. De por sí los Prehistöricos ya eran una de mis bandas preferidas de la escena chilena, con su disco Nuestro día vendrá se consolidaron. Folktrónica para curar cualquier herida del corazón. Para ver un amanecer en el bosque de nuestra preferencia, o para inventar el bosque con tan sólo cerrar los ojos. Dejen que suba el momento, dibujen muchas veces sus pesadillas y elimínenlas, esta canción puede ser el soundtrack de sus vidas. 

10.- Novedades Carminha – “Antigua pero moderna”

En España se utiliza el término “moderno” para describir a los que nosotros, queridos chilangos, conocemos como hipsters buena onda cool. Como cualquier fantoche que se cruza en su camino con un look que no le va nada bien, pero que por leer a Kurt Vonnegut o a Irvine Welsh ya cree que es el mayor filósofo de la posmodernidad. Pues bien, Novedades Carminha, una fresca agrupación de España se dio a la tarea de hacer una oda para criticar a las modernas que idolatran aspectos ajenos a su cultura. Conozco a varias a las que les quedaría de lujo.  

http://www.youtube.com/watch?v=g5yJxH_6OE4

9.- Survey Team – “RBD”

No sé por qué esta canción se llama “RBD” como la legendaria banda de pop mexicano que cantaba himnos como “Sálvame”, pero bueno, Survey Team también es una banda de chile. De pop. ¿De indie pop? Etiquetas, etiquetas y etiquetas. En fin, un amigo mío me describió a esta banda como el Cementerio de Mascotas chileno y sí, creo que tienen algo de esa estética lo-fi de los proyectos de Óscar Rodríguez, pero también le imprimen un sello propio. La canción tiene una estructura extraña pero que suena maravillosamente bien. Las palabras sobran, disfruten de un buen video y una mejor canción.

8.- Clubz – “Golpes bajos”

El verano más memorable de tu vida arribó con “Golpes bajos” como canción de la temporada. Un toque retro ochentero que suena tan, pero tan bien en pleno 2014 y una declaración peligrosa: “Ya no quiero hacer el amor”, fueron los elementos que bastaron para posicionar a Clubz como una de las bandas con más proyección de México. Tan sólo dos tipos que hacen bonitas canciones de indie pop y que tienen a toda la muchachada bailando con sintetizadores o con potentes bajeos que parecen sacados de cualquier banda de kraut alemán. 

7.- AJ Dávila – “Es verano ya”

Y el verano que empezó con Clubz, siguió musicalizado por AJ Dávila. Qué bonito es el garage pop cuando se hace bien. Es cuando escuchas proyectos como el del beibi Dávila que te das cuenta de que, todas las técnicas para purificar y mejorar la calidad de las grabaciones, aunque algunas veces sirve para darnos joyas sonoras, en otras ocasiones son meras banalidades de las que se puede prescindir, y dedicarnos a reivindicar el lo fi. Otro día más y pienso mucho más en ti. Creo que será una de las más coreadas en la presentación del puertorriqueño en el próximo Vive Latino.

6.- Arca – “Thievery”

Arca es venezolano. Ya con eso merece estar en este conteo. Qué brutalidad de disco sacó. Con una producción impecable, el maestro de la electrónico que ha trabajado con personajes como Kanye West o con los nominados al Mercury Prize FKA Twigs, sorprendió a todos con un trabajo aclamado en cualquier estrato que se dedique a calificar música. “Thievery” es el ejemplo perfecto de la capacidad de Arca para sumergirnos en las profundidades de su universo sonoro. Oscuro. Pesado. Cautivador. Este disco se recomienda escucharse con audífonos y desconectarse por un rato del mundo a nuestro alrededor. 

5.- Montenegro – “Desmaterialización”

Estos muchachos son los pilares del nuevo shoegaze hecho en México. No traen nada nuevo, pero suenan increíble. Y en vivo mucho más. Potencia. Así es como podría describir la actuación en vivo de Montenegro. Voces distorsionadas y riffs durísimos que te hacen brincar o por lo menos mover la cabeza inconscientemente. De los discos más memorables del 2014, sin lugar a dudas, y también una nueva propuesta en el mapa mexicano que enriquece —y muchísimo— la escena local. 

4.- Los Blenders – “Chavos bien”

Sencillo tras sencillo, Los Blenders parecen ser unos genios pop escondidos tras guitarras rápidas y el garage de su casa. Los hijos pródigos de Coapa hicieron un himno a lo efímero de la juventud, a las tardes interminables en casa de tus mejores amigos acompañados de un buen vaso de Etiqueta Blanca, mejor conocido como Bacacho y, para los más aventurados, otras sustancias que caen en el terreno de lo ilegal. “Vamos a comprarnos drogas, y nos las metemos todas, equis somos chavos bien, somos chavos para siempre”, así de claro, así de simple. Quién sabe cuánto duren los Blenders, pero quizá tengan muy presente aquella frase de Neil Young: “It’s better to burn out, than to fade away”. 

3.- Los Waldners – “Papalotes”

Lo maravilloso de un riff de jangle pop cantado en español es un éxtasis que mis oídos no conocían hasta el 2014. Desde Costa Rica, Los Waldners ejemplifican muy bien todo lo que se dice de los ticos. Que son alegres, que se la pasan bien. Así podría calificar uno de los discos más bonitos de los últimos tiempos. Herederos de Orange Juice o los Smiths y ahora comparables con Real Estate, Los Waldners demuestran que se pueden adaptar los ritmos y estilos británicos para cantarlos en español y hacerlo bien, que se sienta cómodo y brillante. “Papalotes” es sólo una probadita de Eclipse total del corazón, debut de los ticos que es un disco redondo.

2.- Ases Falsos – “Simetría”

Desde aquel Juventud americana que tenía a Juan Gabriel con ojos brillosos en la portada, el futuro de los Ases Falsos se vislumbraba brillante. Cristóbal Briceño y compañía decidieron dejar de ser los Fother Mockers para convertirse en los Ases Falsos que, de falsos, no tienen nada. Pocas veces una banda convence tanto, su debut ya es un clásico indiscutible y seguro uno de los mejores discos de la década y, por lo tanto, el segundo era una vara altísima. Conducción sirvió como la consolidación absoluta. Los Ases Falsos ya son grandes pero van para mucho más, “Simetría” es una belleza por donde se le escuche. Dicen que pretenden mejorar el mundo, y hasta el momento, lo han hecho muy bien.

1.- Tunacola – “Danky”

“Simetría” no tendría rival si el mundo fuera un lugar normal, pero no es así. Tunacola existe en él. La canción llegó a mí en un correo, de esos que presentan material que a veces pasa sin pena ni gloria. Pero “Danky” estaba para cosas grandes. Gigantes. Qué desgraciado rolón, en serio. Festiva, pegajosa, con una voz que reza “hasta abajo”, lo tiene todo. Dankynogatongamegalosomanjarchafafrinilofo, con eso se resume todo. Que viva Chile (…y conste que no dije el chile). 

Y para ustedes, ¿cuáles fueron las mejores canciones indie en español del año?