La presentación de Flume fue locura pura

La presentación de Flume fue literalmente una locura. Para empezar el escenario estaba llenísimo, moverse entre la multitud era cosa de valientes porque te aseguraba un montón de empujones y hasta chorros de cerveza.

El público se prendió muchísimo y fue la preparación perfecta para el show más grande de la noche, Disclosure. ¿Qué hubo? De todo, y en exceso: alcohol, cigarros, luces de todos colores, beats eléctricos que sacudían el cuerpo de la gente, aplausos y gritos. En varios lugares hubo uno que otro flasheo, que sirvió para intensificar la euforia del momento.  

Este DJ australiano era uno de los más esperados y el público lo demostró con la fiesta que armó. La emoción aumentó con las canciones más populares: “Never Be Like You”, “Skin LP” (rola que fue acompañada por un diseño gráfico increíble que mareaba a cualquiera, sin importar cuánto alcohol tuviera en la sangre) y el remix de “Tennis Court”.

También lee:

Bob Moses, la música nunca paró

¿Lluvia? No, la dualidad de Classixx

5 Cosas que queremos ver en los MTV Movie Awards 2016