Mis influencias son Satán, Dios, el amor, el sexo, las drogas: Juan Cirerol

Entrevistamos al músico que estará en el Vive

Cuartoscuro

El talento y la sublimación del arte no tienen que ser centralizados, el norte de México también cosecha frutos ávidos de ser descubiertos.

Juan Cirerol no es un ente fronterizo común ¡No! Es una amalgama de sonidos, circunstancias y pasajes que logra transmitir a través de letras irónicas, desfachatadas y sinceras. Son cinco las producciones que no pueden ser tomadas sólo como folk, hay más qué disfrutar en cada una de ellas.

Haber estado con un sello independiente (Vale Vergas Discos) lo blindó de una oferta común y luego, firmar con una disquera trasnacional (Universal) le dio cierto balance a su vida, desde ahí todo comenzó a sentirse “Fine”, tras saber que su música persuadió a varios ejecutivos de llevarlo hacia otros horizontes.

“Probablemente sí, con la firma (de ahí nace ‘Todo Fine’). Fue un respiro, sentía mucha presión”, explicó el Johnny Cash mexicano (como le ha denominado la prensa).

Todos los hechos que han rodeado a lo largo de su vida a Cirerol los mantiene vigentes; desde párvulo fue diagnosticado como un niño problema, hecho que le motivó a ser persistente en todo aquello que quiso conseguir.

“Siempre me costó trabajo separar la música de la experiencia personal. He tenido mucha labor mental, reflexión, que tiene que ser tomada con la debida seriedad. Ha sido muy complicado dentro de mi mente pero lo he disfrutado”, agregó.

Su cuarta producción dejó de ser independiente, empero, no dejó atrás sus valores y hábitos, mucho menos su extrovertida personalidad disminuyó cuando llegó al DF. Está orgulloso de su pasado, de sus raíces, de aquello que lo hizo auténtico ante las demás propuestas.

“Para un provinciano el DF es totalmente una locura en cualquier aspecto. Siempre te encuentras con algo nuevo. Aquí te toca ser mexicano al 100 por ciento. Uno trae consigo sus raíces, pero aquí parece otro país”, revelo el autor de “Piso de Piedra”.

“En el DF es donde me desarrollé de forma profesional, porque yo tocaba en las taquerías. Podría ser una buena historia de drama. Llegué al DF sabiendo sobrevivir, porque aquí te comen”, expresó.

Las locuras de Cirerol van más allá de una mezcla bizarra de ritmos, si bien de niño tocaba punk, las influencias gruperas y del folk norteamericano (principalmente Johnny Cash) son la esencia básica de sus frutos con los instrumentos.

“En mi mente, el punk y el folk no son muy distintos. Porque es música punk-norteña-rancherita de Juan Cirerol, porque es un invento mío”, dijo.

“Mis influencias son Satán, Dios, el amor, el sexo, las drogas, la abstinencia, Bukowski. Soy el escritor que perfila una tercia de talento que es Cornelio Reina-Johnny Cash-Juan Cirerol”, argumentó el invitado al Vive Latino 2015.

No había otro futuro para Cirerol, las circunstancias y el destino ya los había anticipado desde temprana edad.

“Me veía como Juan Cirerol, siendo muy chingón, era mi visión de niño. Rompía parabrisas de carros y era yo. Los rompía y me sentía bien. Ahora todo esta ‘Fine‘”, concluyó.

¿Te late Juan Cirerol?

También checa:

Los festivales y su oferta en 2015
El lado oscuro de Led Zeppelin
La banda que debes tener en tu biblioteca musical