Hysteria: Muse en México

Locura Super Masiva

Para muchos Muse no es sólo una banda, sino un fenómeno. Y tras ser testigos de la ‘musemanía’ no podríamos diferir. Sin duda, Matt Bellamy, Dominic Howard, Chris Wolstenholme juegan un papel importantísimo en la vida de sus seguidores, muchos de los cuales esperaban este día como el más importante del año, incluso de sus vidas. 

Para esta primera fecha poco más de 24 mil 500 personas se congregaron en el Palacio de los Deportes para ser partes de la Supremacía de Muse. La expectativa era altísima, tuvieron que pasar tres años para que la banda regresara a nuestra ciudad, pero Bellamy y compañía son expertos en este asunto, lo suyo son las multitudes extasiadas, los puños levantados y toda la parafernalia del rock masivo.  

Poco después de las nueve de la noche pudimos ver una pirámide formada por pantallas en el escenario. El momento había llegado, la gente gritaba desesperada, unos gritaban con todas su fuerzas, otros simplemente estaban pasmados por la emoción. Por algunos momentos no se podía escuchar absolutamente nada en el Palacio de los Deportes. Fue un momento espectacular. 

La encargada de iniciar el evento fue “The 2nd Law: Isolated System”, seguida de “Supremacy” y, para cuando tocó el turno de “Supermassive Black Hole”, Muse ya se había coronado como los dueños y señores de la noche. Nada les podría salir mal, absolutamente nada. Todo lo tienen calculado.

Siempre es impresionante ser testigos de una presentación en donde el público se entrega verdaderamente a la banda y viceversa. Más que un show es todo un fenómeno sociológico donde las masas se vuelven uno y todos están ahí por la misma razón: la música.

En todo momento existió una perfecta simetría entre la ejecución de Bellamy y los elementos visuales que adornaban el escenario de Muse.  Un espectáculo sin igual. 

El setlist complació a todos, no escuchamos que nadie se quejara en ningún momento, ni mucho menos. Y no había por qué. 

En fin, la primera fecha de Muse en México fue espectacular, las luces, los visuales, la voz de Bellamy, la perfecta sincronización y la respuesta del público hicieron que este fuera un evento sin igual. 

Pero esto es sólo el inicio.

.

64506MuseMX
MuseMX