Hip-Hop desde Senegal, conciencia pura.

Conciencia Africana desde Senegal

Awadi – Présidents D’Afrique

Uno de los pesos
pesados del hip-hop africano (o por lo menos senegalés), Didier Awadi, regresa
en solitario con un disco que fue ensamblado alrededor de una decena de países
africanos. Todos los lugares en los que Awadi fue encontrando personajes e
historias que ayuden a despertar el orgullo africano del presente. Rescatando a
los titanes desconocidos del África gloriosa que vio nacer la raza humana. 

Awadi arrancó su
carrera a finales de los ochenta, en Dakar, la capital de Senegal. Su grupo lo
conforman Amadou Barry (Doug E. Tee) y él mismo. Sus raps son soltados en
francés, ingles y wolof, la lengua tradicional del Senegal. Después de haber
sido contrarios en la escena local de hip-hop senegales, Barry y Awadi
prefirieron encontrar sus puntos de comunión y unir fuerzas. El resultado fue
el Positive Black Soul, uno de los grupos más activos y políticamente
concientes del hip-hop actual,  y
que, además, desde 1992 fue automáticamente apadrinado por el MC Solaar, el
papá del hip-hop francés.

A mediados de los
noventa, después de girar por Europa, su paisano Baaba Maal los ayudó a firmar
con Mango Records, en dónde publicaron su debut, Salaam. Su carrera ha sido siempre nutrida por un
fuerte interés por esparcir un Pan-Africansimo real. Una conciencia continental
que culmine en una comunidad africana global.

Para Présidents
D’Afrique
el senegalés
extrajo mítines archivados en la Radio France.
Y los extractos de Sankara,
Lumumba y Nasser; combinados con las voces de personajes históricos de la lucha
Pan-Africana como Mandela, Malcolm X o Mobido Feita, generan un disco con un
mensaje claro y potente: África de África y para los africanos.

El disco tiene
colaboraciones que van desde Malí (Babani Koné), pasando por el Congo (Lexxus),
Kenia (Maji Maji), Sudáfrica (Skwatta Kamp) y Estados Unidos (Dead Prez).

Alrededor de 24
canciones, todas impregnadas por el optimismo de redescubrir un África
consolidada. Dependiendo de cada región, las canciones están arregladas con
detalles de la cultura musical local. Y las voces de Barak Obama o Martin
Luther King Jr. generan un sentimiento bastante provocador
en cortes como "Dans
Mon Reve" y "Yes We Can."

Ojalá que la basta red del hip-hop global
ayude a conectar a potencias emergentes del género. Sería interesante ver una
colaboración entre el talento mexicano y la crema y nata de las rimas
africanas.