Guns N’ Roses ‘atacó’ por tercera vez en este año a la CDMX

Welcome to the Jungle!

Martes 29 de noviembre , 19:30 horas. Todo transcurría sereno en las inmediaciones del Palacio de los Deportes y si no fuera por el ambulantaje y los encargados de cuidar el orden —que solo complican la vialidad—, el ambiente de rock hubiera pasado desapercibido para quien transitaba por la zona. 

Al interior del Domo de Cobre empezaba a sonar Tyler Bryant & The Shakedown, una banda que presenta una interesante propuesta, pero que muy pocos escucharon debido al caos que reina en la ciudad y que atacó nuevamente al rocker. Si, la tercera fecha —primera en el recinto— de Guns N’ Roses en la CDMX estaba comenzando.

Mientras llegaba la hora marcada por los organizadores y caminabas hacia la pista o a las gradas, te encontrabas desde el más headbanger que creció con el Appetite for Destruction y odió a muerte el Chinese Democracy, hasta los que compraron el ticket por convivir y solo saben la existencia de “November Rain”, “Sweet Child O’ Mine” y “Paradise City”. Una mezcla que solo bandas de este calibre pueden lograr.

FOTOS: La invasión de los clones chilangos de Axl Rose y Slash

Los minutos transcurrían… 20:30… 20:45… 21:00… Las apuestas para saber la hora en la que Axl Rose, Slash, Duff McKagan y compañía brincarían al escenario tenían como fondo al gran Ronnie James Dio. “Rainbow in the Dark”, “Hungry for Heaven”, “Stand Up and Shout”, “Holy Diver” sonaban y el alcohol comenzaba a hacer efecto en muchos que ya estaban desesperados. 

La versión oficial fue que el aterrizaje del helicóptero en el que llegaría Rose al Foro Sol (si, ahí era el descenso) se atrasó por cuestiones de la aerolínea que lo operaba, pero al interior muy pocos lo sabían. 

QUIZ: Sólo un verdadero fan de Guns N’ Roses podrá responder

21:30 hrs y por fin se vio la luz. El intro de los Looney Tunes comenzó en las bocinas y el riff de “It’s So Easy” hicieron que el lugar se viniera abajo. 

El oficio de los tres miembros originales de Guns, reforzados por Dizzy Reed (teclados), Richard Fortus (guitarra), Frank Ferrer (batería) y Melissa Reese —googleala en este momento y disfruta de su belleza— en los coros y sintetizadores quedó demostrado con “Mr. Brownstone”, “Welcome to the Jungle”, “Estranged”, “Rocket Queen”, “Civil War”, “You Could Be Mine“ y “Nightrain”.

¿El audio? Lo normal en el Palacio de los Deportes, y aunque por momentos la voz se perdía un poco, la banda salió bien librada y el señor Rose se mantiene en forma en la mayoría de las canciones.

¿Slash? Monumental en toda la extensión de la palabra. En cualquier parte del escenario se comía en presencia y oficio a todos. 

¿Setlist? Pequeños cambios a lo que venían tocando en las fechas anteriores. “Don’t Cry” y “My Michelle” hicieron su aparición y a nadie le desagradó.

¿Show? Tres pantallas, una de ellas al fondo del escenario que proyectaba imágenes distintas en cada canción y se convertía en el radar para seguir a los tres monstruos de la banda. Pirotecnia a los costados en más de una canción. Buena combinación para un convierto de dos horas y media.

107035Guns N RoseS 2
Guns N RoseS 2 (Katarina Benzova / Ocesa)

¡Ah! Por lo que más quieras, si vas a la fecha de hoy, ¡guarda tu celular, disfruta y deja disfrutar del show!