Foals: la brutalidad hecha música

Los de Oxford son un acto espectacular en vivo

Diego Figueroa

Definitivamente Foals en vivo es un acto brillante del que todos deben ser testigos antes de morir. Es de las pocas bandas que suenan mil veces mejor en vivo que en el estudio. Dominan el escenario, lo destrozan y ofrecen un show que difícilmente será olvidado por los testigos. 

A pesar de que la propuesta experimental de los de Oxford requiere una ejecución perfecta para lograr la armonía matemática de su sonido, no se limitan a tocar sus instrumentos, por el contrario derrochan una energía impresionante que evoca a las más bajas pasiones de sus fans. Su espectáculo en vivo es una experiencia explosiva, enérgica y desgarradora.

Durante su primera presentación en El Plaza Condesa, Jimmy Smith fue el encargado en inaugurar la noche con la guitarra de “Prelude” que dio paso a que el resto de la banda saliera al escenario y el público los recibiera con una calurosa bienvenida demostrando el amor de la ciudad por la banda.

“Inhaler” fue la segunda rola y el detonante explosivo definitivo. Empezaron con una de las más esperadas de la noche, demostrando que tienen el dominio total del show y ningún miedo a soltar los éxitos.

Para cuando sonó “Blue Blood” El Plaza Condesa era una locura total. Todos los presentes brincaban y gritaban sin control. Incluso un par de muletas podían verse entre el público más cercano al escenario. Fue uno de los grandes momentos.

“Milk & Black Spiders” retumbó hasta los rincones más recónditos de un recinto que se perdió en el caos de Foals. 

Yannis perdió la cordura gracias a la fuerza de su música y decidió brincar al público con todo y guitarra para provocar el frenesí del auditorio. Un acto totalmente espectacular.

“Spanish Sahara” desgarró las entrañas de los fans al escuchar la emotividad en la voz de Philippakis. Esta es la obra maestra de Foals, sin lugar a dudas. 

Tras el encore, sonó “Moon” que sirvió para recuperar la energía que se había escapado por la fuerza de la presentación. Mientras todos se llenaban de fuerzas, Yannis anunció “My Number” una de las más esperadas de la noche. Todos cantaban el coro del éxito más comercial de la banda.

Finalmente, el show terminó con “Two Steps Twice” una locura total. Impresionante en cada segundo.

Foals es definitivamente una de las mejores bandas de la nueva ola musical. Están destinados a ser grandes entre los grandes. Su lugar está en la realeza musical.   

Este fue el setlist:

Prelude

Inhaler

Total Life Forever

Balloons

Blue Blood

Milk & Black Spiders

Spanish Sahara

Red Sox Pugie

Late Night

Providence

Electric Bloom

ENCORE 

Moon

My Number

Two Steps, Twice