No estamos posicionados en ningún lado: Rey Pila

Hoy lanza "The Future Sugar"

VÍA@karixluv
Cortesía Arts & Crafts

No existe nada más fuerte que el deseo de lograr. Ese sentimiento es el inicio de cualquier cosa y la razón de todo, necesario siempre en cualquier proyecto que se tenga. Así, con esa necesidad como impulso fue que Diego Solórzano no se perdió como muchos otros tras la desintegración de su primer proyecto, Los Dynamite, y hoy se presenta en escenarios internacionales con Rey Pila.

Como desfogue solista para Diego en un principio y complementado por Andrés Velasco, Rodrigo Blanco y Miguel Hernández después, Rey Pila lanzó su primer material, homónimo, en 2010, para este 2015 colocar en el mercado “The Future Sugar”, un trabajo que pasó por mucho para ver la luz pero que a partir de hoy (5 de mayo) está disponible en todas las tiendas, físicas y digitales, vía Arts & Crafts.

Con este motivo, Rey Pila nos habla de su música, de su segundo álbum y de la dificultad de tocar en México aunque -revelaron sus integrantes- ya preparan varias presentaciones que por supuesto incluirán la Ciudad de México.

¿Cómo se da la realización de “The Sugar Future”, bajo qué circunstancias?

Diego Solórzano: El ciclo del primer disco (“Rey Pila”, 2010) es una historia como de transición, porque, bueno, yo venía de otra banda cuando empecé a hacer las rolas para ese primer material y era algo que hice como para sacármelo del pecho. Una vez lanzado empezamos a tocarlo y a partir de ahí es cuando empieza lo que yo considero interesante, porque es el momento en que empezamos a trabajar en este nuevo álbum.

Empezamos a hacer las canciones en la colonia Roma simultáneamente con algunas fechas de la promoción del primer disco. Terminamos demos, empezamos a buscar productores, encontramos uno, Chris Coady, y él nos dijo que nos fuéramos a grabarlo a Nueva York, a los estudios DFA. Lo grabamos ahí y entonces vino la segunda etapa de este disco, que fue buscar quién lo sacara, porque ya no teníamos un contrato aquí en México.

Es entonces que llegan a Cult Records, el sello de Julian Casablancas…

DS: Exacto, pero eso pasó mucho después de que terminamos de grabar. Nosotros grabamos el disco y luego hicimos gira por Estados Unidos y Canadá, tratando de encontrar a alguien que firmara a la banda porque la teoría era: ‘si quieren que los firme una disquera tienen que tocar’, porque absolutamente nadie nos conocía. Entonces, en show con The Darcys, en Nueva York, había muy poca gente, pero uno de ellos era un amigo mío que nos había dicho que lo había enviado Julian Casablancas a grabar el show, porque le gustaba mucho la banda. Pasó, regresamos a México, y aunque la gira estuvo muy padre aún estaba esa incertidumbre de qué pasaría. Entonces me llegó un mail de Julian Casablancas -que yo no pensé que fuera de Julian y creí que era de un wey echando desmadre- diciéndome que le gustaba nuestra música y que si nos podíamos ver. Ahí fue cuando empezó la última fase del disco.

En palabras de la banda, “The Future Sugar” tardó casi tres años en salir por situaciones diversas, entre ellas la negativa inicial de Cult de lanzarlo, pues siendo tan joven no sacaba LPs. Con el paso del tiempo el sello creció pero Rey Pila tuvo que esperar un poco dentro de la lista de lanzamientos, hasta que todo avanzó positivamente y, ahora sí, tuvo luz verde. Entonces, ¿lo que se presenta ahora es el mismo material? ¿Cómo lo conformaron?

DS: Eran 18 demos y terminaron 10 canciones, con un lado B. Nosotros trabajamos los demos llevándolos al límite, lo más que se pueda en cuanto a sonido, composición, etc., no por bloquearle el camino al productor sino para establecer que tenemos suficientemente claro el concepto, entonces el entrar al estudio se trató más de pulir el sonido, de detallar cositas y hacer una selección de rolas. En lo que respecta al arte, lo hizo Liz Hirsch, parte de Cult Records.

AV: Nosotros le dimos la referencia. Todos los sencillos que sacamos previamente tenían un arte basado en ilustraciones y queríamos llevar ese mismo concepto al disco, así fue que le dimos la dirección y ella lo plasmó en el diseño del arte, queríamos un logo… no sé, queríamos esta onda de ilustración más que de foto.

DS: Es muy importante la parte de la imagen para nosotros, es algo que nos gusta explotar mucho, porque es algo que va de la mano con la música.

Preguntar sobre el título del disco pudiera parecer trillado, pero en ocasiones resulta en historias interesantes. ¿Por qué “The Future Sugar”?

AV: Muchas veces las historias sobre la elección de un título son casuales, simples, pero uno como escucha le saca toda una hipótesis. En el caso de “The Future Sugar” tenemos una canción titulada así, y salió de un diálogo de una película de David Lynch que decía, “we need to talk about the future, sugar”.

Siendo una banda mexicana, es curioso que estén tan poco en el país, no han tenido muchas presentaciones en México…

AV: Nosotros no podemos determinar tanto cuándo tocar, sí puedes hacer tus propias tocadas, y para el DF estamos planeando algo especial con la salida de este nuevo disco. A nosotros nos encanta tocar aquí pero no ha pasado, no se ha dado ahorita…

DS: No hemos rechazado ninguna oferta, tampoco [risas]. Más bien no han llegado las ofertas… Nosotros no podemos llevar un plan, Daft Punk sí puede [risas], nosotros somos una banda que seguimos trabajando, no todos nos conocen así que seguimos chingándole, no estamos posicionados en ningún lado, ojalá tuviéramos más ofertas ahorita para hacer cosas en México pero el mercado aquí también es un poco complicado, hoy, igual en unos meses cambie pero hoy es muy difícil para los promotores hacer conciertos, porque el país no tiene dinero, entonces alguien que quiere hacer una tocada en Piedras Negras se enfrenta la falta de dinero y, hasta hace poco al menos, les pedían cuota, entonces él piensa: ‘voy a traer a Rey Pila, no sé cuántos boletos voy a vender, no está asegurado, me voy a meter en problemas…’

AV: Además, la situación del rock en México, aunque ha crecido mucho, sigue siendo de un tamaño limitado, especialmente si lo comparas con otros mercados, hacer una ruta de conciertos por diferentes estados es complicado y en DF existe una oferta de enorme, con bandas internacionales con las que tienes que competir también.

Rey Pila se presentará en México el próximo 30 de mayo, en Guadalajara específicamente. Después de eso regresará a Estados Unidos para después, ahora sí, promocionar este segundo material en nuestro país. Esperen pronto más noticias de Rey Pila.