Electrónica para ravers ilustrados

Para la orejita...

 

 

Warp fue primero una tienda, el refugio post-ochentas que hospedó a todos los necios que seguían sumergidos en el boom del acid house que venía de Detroit. Después empezó a prensar discos que tenían una nueva concepción de la música electrónica. Las sinfonías de beats amables y placenteros se fueron encarnando, y el sonido permitía una relajación corporal que calmaba la agitada frecuencia cerebral. La posición bípeda del dancefloor es sustituida por la horizontal, sobre sillones o alfombras.

Las primeras referencias de Warp Records son joyas de la penúltima década como: “Track with no name” de The Forgemasters, “Hey hey can u relate?” de DJ Mink y K.I.D. & Carruthers o la fantasmagórica “Aftermath” de Nightmares on Wax. Todas recopiladas en un disco de 1991 que fue una de las piedras angulares del sonido IDM y de Warp Records: Pioneers of the Hynotic Groove.