El muro de Berlín y el nuevo jazz

A 26 años de la caída

En 1785, Antoine de Lavoisier concluyó que la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma, y a 26 años de la caída del muro de Berlín necesito decir que este principio también se aplica a la locura. Trataré de explicarme: 

Los registros ortodoxos, ésos que no saben de conspiraciones, indican que el 30 de abril de 1945 se suicidó uno de los dementes más crueles que haya respirado en esta tierra, se llamaba Adolf, se apellidaba Hitler, usaba un ridículo bigote y mucho se ha contado de su negra historia. Se dice también que unos días después, el 7 de mayo para precisar, el general Alfred Jodl firmó la rendición incondicional de Alemania, cediendo el poder de su territorio a los ganadores de la Segunda Guerra Mundial. Con la velocidad de la avaricia, líderes estadounidenses, rusos, ingleses y franceses se repartieron el botín y la locura comenzó su transformación. 

Los restos de Berlín, esa majestuosa ciudad que Hitler erigió como centro de su imperio, fueron divididos entre comunistas y capitalistas. Stalin, otro redentor deschavetado, instaló un sistema rígido como el ruso en el pedazo que le tocó, ese que daba al este y quedaba más cerca de sus tierras. Así que por instinto miles de alemanes cruzaron la frontera imaginaria que los separaba de las libertades cotidianas del libre comercio. Osadía imperdonable que potenció la locura. 

El éxodo llegó a extremos intolerables para Stalin, quien no entendía por qué esos necios alemanes no se dejaban salvar por él y sus ideales, así que inspirado por la ofensa y su desequilibrio, decidió materializar las fronteras imaginarias y la noche del 13 de agosto de 1961 mandó levantar el llamado muro de la vergüenza, el muro de la locura, el muro de Berlín…  

Afortunadamente la materia del arte es de combustión tan eficaz como la demencia y responde rápidamente a los estímulos que le rodean. En 1951, nació la Berliner Festspiele, una organización con apoyo estatal dedicada a la promoción de la cultura, y en 1964, apenas tres años después de la locura transformada en muro, dieron luz a la primera edición de uno de los festivales de jazz más longevos y saludables del mundo, el de Berlín, que desde entonces y de forma ininterrumpida ha cumplido con 50 ediciones de música, la mitad de ellas con un muro que fue atravesado por las notas de Count Basie, Dave Brubeck, Gary Burton, Don Cherry, Ornette Coleman, Miles Davis, Roberta Flack, Gerry Mulligan… 

http://www.youtube.com/watch?v=l5G4LYZM1-0

50 años después la tradición de vanguardia continua en Berlín. Medio siglo de su festival de jazz y 25 años de la caída del muro, en 2014 ha nacido un nuevo crisol musical que dirige sus oídos hacia el futuro, el XJAZZ, das neue festival für Berlin. Del 8 al 10 de mayo de este año hubo 46 conciertos que demostraron la vitalidad sonora de la ciudad, terremoto que tendrá réplica la segunda semana de mayo de 2015. 

El nuevo jazz de Berlín no conoce la rigidez e ignora las reglas impuestas por la tradición de un género con más de 100 años de vida. Las paredes cayeron pero las divisiones siguen, en la Alemania que da al este las tasas de desempleo son mayores y los salarios menores que en la cara que da a occidente. La locura se sigue transformando y en respuesta viene la combustión del arte. Tres ejemplos de lo que sucedió este año en el XJAZZ, das neue festival für Berlin: 

81503Melt
Melt (Foto: Facebook oficial: Melt Trio)

Melt Trio 

Guitarra, bajo y batería; virtuosismo e improvisación; demasiado rock para un trío de jazz, libertad en exceso para un ejercicio de fusión y atmósferas que rebasan a cualquiera de los géneros y estilos convencionales. El Melt Trio nació en Berlín producto de la relación simbiótica entre los hermanos Peter y Bernhard Meyer, guitarrista y bajista, quienes en complicidad con el baterista Moritz Baumgärtner grabaron su disco debut en 2011. Pero la gran sorpresa vino dos años después, a finales de 2013, con la edición de Hymnolia, una obra cargada de interpretaciones deslumbrantes, riesgos armónicos y progresiones tan libres como un 9 de noviembre en Alemania del este. De popularidad nula en nuestro país, gracias a la digitalización global de la música pueden comprar esta joya del nuevo jazz en la tienda de iTunes México por 120 pesos.    

   

Micatone 

81500Micatone
Micatone

Con una voz que de inmediato remite a Billie Holiday y un estilo más cercano al pop y el r&b, Micatone nació como banda diez años después de la caída del muro en Berlín. Han editado cuatro Lp’s de estudio, el primero en 2001 (Nine songs) y el más reciente en 2012 (Wish I was here), todos con la disquera alemana independiente Sonar Kollektiv (fundada por Jazzanova en 1997) y todos disponibles en iTunes México. El tecladista de Micatone, Sebastian Demmin, fue músico de Daft Punk en varias de sus giras. 

Moritz Von Oswald

Nacido en Berlín, 52 años de edad, Moritz Von Oswald es una prueba envidiable de la evolución estética. Durante la década de los noventa se distinguió como un gran productor de música electrónica minimal, empeñado en humanizar las máquinas con las que generaba patrones y atmósferas hipnóticas. En la segunda década del siglo XXI, acompañado por Max Loderbauer y Sasu Ripatti, formó el Moritz Von Oswald trio con el propósito contrario, convertir a los humanos en máquinas perfectas que interpretan en vivo sets extraordinarios de electrodub. Tres ep’s, dos Lp’s y un disco en vivo están a la venta en iTunes. 

El jazz en Berlín ha dado más pasos que la sociedad en que se gesta… 

Mañana no te pierdas… El muro de Berlín y el cine

También checa:

– 10 canciones de Nick Cave
– Alex Mercado, un jazzista de altos vuelos
– Antonio Sánchez: el arte de percutir