Dos décadas de La Lupita

El gran festín del Metropólitan

Ocesa

Son muy pocos los que logran hacer que el Teatro Metropólitan pierda la elegancia de su diseño y se vuelva un completo carnaval de rock y, al parecer, los de La Lupita son unos maestros en el tema. En su cumpleaños número 20 festejaron como los grandes: con amigos, muy buena música y disco nuevo.

Desde la entrada se percibía el ambiente de fiesta. Entre vendedores de mercancía extra oficial, sujetos que se acercaban a los transeúntes preguntándoles morbosamente: “¿te sobran o te faltan?” y una que otra cara famosa, la gente iba ingresando al bellísimo Teatro Metropolitan, que esa noche agregó uno más a su lista de momentos épicos.

En cuanto apagaron las luces, los “lupitos y las lupitas” demostraron que no sólo las beliebers pueden hacer escándalo, y llenaron el lugar de gritos de emoción. “Llévame” fue la primera rola de la noche; con ella Héctor Quijada nos demostró que su voz no ha perdido fuerza alguna. En medio de un show lleno de alaridos, sudor y visuales, la guitarra de Lino Nava se hizo notar de manera brutal con los riffs potentes de La Lupita.

La primera sorpresa de la noche fue la presencia de Jorge “Chiquis” Amaro, productor del nuevo disco de la banda –“Te odio”–, a quien no le bastó colaborar con La Lupe en el estudio sino que se quiso agregar al reventón y lo hizo de la mejor forma.

El show fue creciendo con títulos como “Maldito amor” y “Sí volveré por tus besos”.

Jessy Bulbo fue la segunda invitada a la pachanga, la cantante subió al escenario para bailotear y cantar con Héctor “Qué estás haciendo”. La noche siguió llena de estrenos del nuevo disco y algunos clásicos de la banda. Pero entre el público se podía escuchar un constante grito que pedía la presencia de Rosa.

Para recordar al maestro José José, usaron la presencia y gran voz de Fernando Familiar, vocalista de DLD, y junto con Héctor cantó a todo pulmón “Gavilán o Paloma”.

Los terceros invitados fueron Los Liquits, que salieron al escenario con unos gorros rastafaris y acompañaron a Héctor en la rola que le da título al disco, “Te odio”. Esto sirvió de parteaguas para darle el paso al momento más emotivo de la noche: cuando Héctor y Lino ofrecieron una sesión acústica, cosa que jamás había hecho La Lupita.

Finalmente, el grito constante del público fue escuchado y Rosa Adame salió al escenario para bailar provocadoramente y cantar con La Lupita. Los momentos más memorables con Rosa fueron en “Jaja”, “Supersónico”, entre otros. También contaron con la aparición de Sabo Romo, bajista de Caifanes, quien se unió al festejo como los grandes.

Con “Paquita disco”, todos los invitados y el público en general armaron una fiesta total. El Teatro Metropolitan entero festejaba los 20 años de La Lupita. Pero, este no fue el cierre.

Como en toda fiesta de cumpleaños, llegó el pastel y las mañanitas coreadas por todo el público.

Así festejaron 20 años de carrera, que se dicen fácil, pero que les han costado separaciones y reencuentros.

¡Felicidades a La Lupita!

Y que cumplan muchos más.