Def Leppard: sonido potente y limpio

La banda revivió el hard rock que todos llevamos dentro

¿Quién dijo que el hard rock ochentero había desaparecido de México? Def Leppard y sus seguidores se encargaron de tumbar tal supuesto la noche de este jueves. Durante dos horas la banda británica ofreció un viaje a los años en los que las cabelleras rubias y alborotadas, los torsos desnudos y los jeans embarrados eran lo común en los conciertos masivos.

Los miembros de la agrupación ya no corren por los escenarios o agitan sus melenas como en el periodo dorado del glam, pero mantienen lo más importante: una música vigorosa capaz de encender miles de de gargantas.

Y el Palacio de los Deportes pudo atestiguarlo. Fans de todas las edades y atuendos —en traje, con mezclilla o piel—cantaron junto a Joe Elliot piezas emblemáticas de la banda, como Let it Go, Action, Foolin, Love bites, Armageddon itMake love like a man, Rocket o Pour some sugar on me.

78852Def Leppard
Def Leppard

Elliot se encargó de animar a un nutrido público —17,000 asistentes según los organizadores— con saludos en inglés y en español, atenciones que los seguidores respondían con gritos, silbidos y los brazos extendidos hacia el domo del inmueble.

Destacó el equipo de producción de los británicos, pues los sonidos de los instrumentos no sólo eran potentes sino limpios, algo que se agradece en un foro con deficiente acústica como el Palacio de los Deportes.

A mitad del concierto la banda se olvidó de las distorsiones de las guitarras eléctricas y los golpes a la batería de Rick Allen para abrir la sección acústica con las canciones Two Steps Behind y Bringin on’ the heartbreak. Sí, Def Leppard aún sabe cómo enamorar a las chicas. Bien podrían aplicar algo así como “acordes matan carita”.

78854Def Leppard
Def Leppard

El grupo ofreció sólo un encore en el que tocaron Rock of ages y Photograph, dos clásicos del rock ochentero.

Coda, banda de hard rock local que tuviera su esplendor en los noventas, fue la encargada de abrir el concierto. Su vocalista, Salvador Aguilar, dedicó la presentación a  Gustavo Cerati, quien falleció este jueves: “Merece estar allá arriba con los dioses del rock”.