Lo que debes saber del disco que lanzó a Metallica al estrellato

Metallica
Foto: Getty Images

Cuando el quinto disco de Metallica salió el 11 de agosto de 1991, parece que todo cambió de la noche a la mañana no sólo para ellos sino para el rock. De pronto se convirtieron en la banda más popular del mundo y lanzaron a todo el género del metal al mainstream, logrando que contemporáneos como Megadeth y Anthrax a públicos mucho más amplios.

La razón de este fenómeno se debe principalmente al trabajo previo de Metallica como innovadores del metal y autores de cuatro de los discos más grandes del género: Kill ‘Em All, Ride The Lightning, Master of Puppets y …And Justice For All. A la vez, la banda experimentó por primera vez con arreglos más típicos de canciones,.lo cual los hizo más accesibles.

Cinco sencillos enormes se desprendieron de este álbum, todos de gran éxito. Cuatro de estos, curiosamente, formaron el demo con las primeras canciones que escribieron para el disco. “Enter Sandman”, “Nothing Else Matters”, “The Unforgiven” y “Wherever I May Roam”. Solo “Sad But True” fue escrita después.

Escogieron al productor Bob Rock después de escuchar el Dr. Feelgood de Mötley Crüe, banda que al principio de su carrera consideraban sus rivales. Originalmente James Hetfield y Lars Ulrich querían producir el disco, con Rock fungiendo como ingeniero principal pero decidieron dejarlo producir.

El conocido por fans como “álbum negro” contiene las primeras baladas de Metallica. Aunque ya habían hecho canciones relativamente tranquilas, “Nothing Else Matters” es la primera balada romántica de la banda También es la primera canción de la banda con arreglos de orquesta por parte de Michael Kamen. El fallecido compositor y director regresó a trabajar con la banda en 1999 cuando grabaron el disco en vivo S&M con la Sinfónica de San Francisco.

La decisión de lanzarlo con una portada negra y llamarlo como la banda fue en parte para hacer algo sin pretensiones. La serpiente enrollada que se encuentra en la esquina inferior derecha la tomaron de la bandera Gadsden, diseñada por el coronel Christopher Gadsden durante la revolución de los Estados Unidos; esta es acompañada por el lema “ don’t tread on me” el cual es el nombre del sexto track del Álbum Negro.

Para promocionarlo se embarcaron en una gira que duró tres años e incluyó apariciones en el festival Woodstock 94 y cinco memorables conciertos en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México.

Durante esta gira la banda conoció por primera vez a su futuro bajista Robert Trujillo ya que su entonces banda, Suicidal Tendencies, abrió varias fechas.

El disco ha estado 363 semanas en las listas de Billboard gracias a sus constantes ventas. En su primera semana, se vendieron 598 mil copias y en total ha generado ventas de 16.4 millones de copias en EUA, logrando llegar al estatus de disco de platino 16 veces.

Cuando el disco llegó al número 1, Ulrich recuerda no haber sentido mucha emoción. Sólo recuerda haber recibido un fax de sus mánagers. Aunque conmocionó al mundo, no todos son fans, incluyendo a alguien que lo creó.