Cosas que NUNCA debes pedirle a un DJ

Oye, ¿me pones una de reggaetón?

Getty Images

Ser DJ puede parecer cosa fácil, pero como todos los oficios, tiene sus cosas buenas y su parte oscura. En el arte de pinchar discos (o puchar play, según la técnica) no todo es miel sobre hojuelas. Antes de que te conviertas en una de esas personas impertinentes que los DJs odian, te dejamos estas 10 cosas que JAMÁS debes decirles, a menos que quieras que te recuerden a tu jefecita entre dientes.

 ‘Oye, ¿puedes poner la de ______? Es que es mi cumple’

Ah, órale. Pues qué padre que sea tu cumpleaños, pero si quieres una fiesta personalizada, no vayas a un antro, arma tu reventón en tu casita y deja de hostigar al DJ. El antro entero no se va a soplar una rola nada más porque tú cumples años. Además es una técnica viejísima de chantaje, el equivalente “es que se murió mi abuelita” para faltar al trabajo. UBÍCATE.

‘¿Me puedes poner una que no sé cómo se llama pero va así como que…’

No por favor. Si de por sí eso de pedir canciones es de pésimo gusto (el DJ no es iPod ni es rockola) no saberse la rola en cuestión y tararearla o guashaguashearla es todavía peor. Si no te la sabes, pregunta a tus amigos, googlea, hasta Yahoo! Respuestas te puede sacar de dudas. Pero no acoses al DJ con tus dudas musicales.

‘Ponme una de reggaetón,  ¿no?’ (Y estás en un antro electrónico)

Dice la sabiduría popular: a la tierra que fueres haz lo que vieres. Si estás en un lugar de cumbia, no vas a ir a pedir algo de Steve Aoki. Si estás en un lugar de perreo intenso, no vas a ir a pedir algo de Lana del Rey. Si de plano en el antro no tocan el género que a ti te gusta el consejo es: ¡no vayas!  Tampoco es manda, no tienes por qué pasártela mal y en el proceso fastidiar al DJ con peticiones absurdas.

‘Oye, ¿puedo conectar mi cel para que pongas una rola que traigo?’

Suena absurdo, pero sucede. No falta el o la ebria que creen que las consolas están a su disposición y creen que va a detenerse la música en el lugar para que conectes su celular o su iPod y escuches una canción que le gusta. It’s not gonna happen, por favor, nunca lo intenten a menos que quieran que el DJ se ría en su cara.

‘¿Puedes cambiarle a algo más movido? Es que nadie está bailando’

Y volteas a ver al público y todo el mundo está bailando. Pero como al acosador de DJs en cuestión el ritmo no le gusta, pues entonces recurre a esta frase castrosa, a ver si es chicle y pega. Evita hacer eso o la típica señita con la mano de “cámbiale”. Lo único que lograrás es que el DJ te ignore y te ganarás su antipatía para siempre.

‘¿Cuánto por una rola?’

A ver. Los DJs no son teiboleras a los que les pones un dinerito en la tanga y te los llevas al privado. ¡Mejor ponte tus audifonitos y te sale gratis! Resulta hasta ofensivo llegar con un billete (peor tantito si es de baja denominación) y creer que eso ya te da el poder de pedir la rola que quieras. Evítate la pena de que rechacen con tus pesitos, mejor no lo intentes.

Me voy a casar, ¿quieres tocar en mi boda?

Ésta es una de las frases favoritas de los amigos de los DJs. Creen que por tener un amigo pinchadiscos, eso ya les da derecho a pedirles que actúen como variedad en sus bodas, quince años, bautizos y demás eventos sociales. Y pobre del DJ si se niega, porque de mal amigo y hojaldra no lo bajan. Lo peor: hasta piden tarifa especial. Si usted tiene un amigo DJ, no lo fastidie con estas cosas, no es un chango que toca el tambor para amenizar sus fiestas.

‘Voy a tener una fiesta, ¿me puedes hacer un set así con la música que pones?’

A ver, un set exitoso no consiste únicamente en las rolas que alguien pone. Aunque no lo parezca, todo tiene un orden y una lógica. Ser DJ, antes que todo es cuestión de “timing” o como se dice en lengua chilanga, es cosa de medirle el agua a los camotes. Poner determinadas rolas no te asegura tener éxito, hay que saber el momento exacto para dejársela caer al respetable. No pidas “DJ sets” para tus fiestas, esto es reducir la labor de un DJ a hacer una lista genérica y ponerle play.

‘Oye, repite la de _________, es que fui al baño y no la pude bailar’

Ay, claro,  el DJ va a repetir una rola que acaba de poner porque a ti y tu vejiga se les ocurrió que ya tenían demasiada chela en el interior y era el momento de liberarla. ¿No llegaste a la pista? Ni modo. Sí, es tu rola, la amas con locura, con esa conquistaste a Juanita Domínguez, pero eso no hará que eso haga que el DJ cambie de opinión.

¡Ándale, es que el DJ de _______ sí me la pone!

¿Hay un DJ que siempre te complace? ¡Qué chingón, pues ve con él y deja de fastidiar! Así como a ti te re patea que en tu trabajo te comparen con otras personas en tu chamba godín, al DJ le pasa lo mismito. No olvides que, a pesar del glamour, las luces y los beats, el sujeto está TRABAJANDO y a nadie le gusta que lo comparen o lo fastidien en su chamba.

Ya confiésenlo, ¿ustedes han cometido alguna de estas aberraciones en la borrachera? ¿Conocen a algún amigo DJ? Compártanle esta nota para que se rían un poco, seguro se sentirán identificados.