Brian Jones, el lider perdido de los Rolling Stones

El verdadero padre de sus satánicas majestades

Especial

La historia de la música se ha llenado de figuras peculiares que destacan además de por su genio, por su locura y poca estabilidad emocional. Casos de solistas como Elliott Smith o Amy Winehouse son de destacar, aunque los más recordados siempre vienen de la mano de líderes de bandas famosas que tras su muerte terminan por desintegrar (en la mayoría de los casos) a estas. En en este apartado tendríamos a Kurt Cobain, Layne Staley o a Jim Morrison.

Todos los mencionados son figuras que son amadas por miles, si no es que millones de personas. Sin embargo ¿qué pasa cuando muere el líder creativo de una agrupación masiva, pero que no fue reconocido como tal por cuestiones mercadológicas?

En un caso similar al de Brian Jones tenemos al exlíder de Pink Floyd, Syd Barett. Brillante músico que compuso casi en su totalidad el primer disco de la banda: ‘The Poper at the Gates of Dawn’. Sumido en la fama y el dinero, Syd perdió la batalla frente a las drogas y por ello fue que la banda decidió relevarlo de sus responsabilidades y expulsarlo de la misma. La influencia de Syd no terminaría ahí, pues el disco “Wish You Were Here” está compuesto como un tributo a él, en sus años de locura más profunda. Syd pasó sus últimos tiempos en casa de su madre, completamente dependiente de ella.

La historia de Brian no es muy distinta, aunque su genio por otro lado no ha sido reconocido de una manera tan elegante como la de Syd. Creador de una gran cantidad de canciones de los Rolling Stones, entre las cuales se incluyen su clásico “Paint It Black” y el hit que pegó en el #1 de los charts “Ruby Tuesday”, él decidió darle cientas de autorías de su trabajo a Mick Jagger según dice la biografía titulada “Brian Jones: The Making of the Rolling Stones”, escrita por el biógrafo oficial de la banda Paul Trynka.

 

 

Fue él quien dio nombre a la banda cuando, tratando de encontrar su primera tocada por teléfono, le preguntaron por el nombre del proyecto. Él encontró rápidamente un vinil de Grandes Éxitos de Muddy Waters y el nombre de “Rolling Stone” fue la primera canción en la que sus ojos se detuvieron.

Brian fue en un principio la voz de la agrupación, era su proyecto. Él eligió a cada uno de sus integrantes, seleccionaba los repertorios por presentación, el concepto de los discos e incluso le correspondía encargarse de la prensa y del buscar las tocadas para la banda. Su liderazgo dentro de los Stones, por encima de Jagger o Richards, fue incuestionable durante sus inicios. Sin embargo, una vez teniendo un manager al cual llamar, que terminó siendo Andrew Ligg Olhman, esta época terminó.

Andrew quería explotar la dupla de Jagger-Richards como imagen comercial de la banda, y no vio en Brian a aquella figura que pudiera eclipsar a The Beatles de la forma que él deseaba, haciendo un producto de chicos malos. Así pues las participaciones de Brian más que detenerse, se vieron o bien filtradas (por ello lo de los derechos) o censuradas.

Jones además contaba con una pretensión musical enorme, tocaba entre otros el acordeón, el arpa eléctrica, la batería, el clavicémbalo, la flauta dulce, el órgano, el oboe, la marimba, el saxofón, el sitar, el ukelele y además estaba sumamente interesado en la música hindú y africana. Obviamente la música simple que en ese momento Keith y Mick estaban componiendo no llegó a llenar las aspiraciones creativas de Brian quien para esta época ya sólo destacaba por ser la primera figura en cargar con una Guitarra Slide en Inglaterra.

A los pocos meses esto, junto con el baje que Richards le dio en su triángulo amoroso con Anita Pallenberg y sus problemas con las drogas, hizo que Brian abandonara de una vez por todas a la agrupación. A los pocos meses murió rodeado de polémica. Hallado muerto en su piscina, la versión oficial dice que se ahogó dentro de la misma gracias a un ataque de asma, aunque últimamente ha salido a relucir la teoría de que fue uno de los trabajadores de la remodelación en su hogar quien lo mató.

No importando cual fue la situación de su muerte, Brian siempre quedará como aquella figura dentro de los Stones que no recibió, ni recibirá, el reconocimiento que merece.

No olvides que los próximos 14 y 17 de Marzo los Stones darán dos de sus conciertos más importantes dentro del Foro Sol de la Ciudad de México y aunque no traigan a Jones, su show será épico. ¿Te vas a lanzar?

 

Además checa:

Razones por las que Pink es la mejor peli del año

A reportera se le salió un moco en vivo

Confesiones de una mesera de Sanborns