Batallas en el DF

Lo bueno, lo malo y lo feo.

Lulú Urdapilleta

Fuimos al gran concierto de Battles en el José Cuervo Salón (su debut en el DF) y aquí les contamos cómo estuvo:

Lo bueno

Battles es un grupo de músicos muy talentosos que ya tienen una larga carrera, tanto en Battles como en sus bandas anteriores, y eso se traduce en una excelente interpretación en vivo. Ian Williams es un show por sí mismo desde el principio hasta el final, nunca dejó de asombrar al público tocando al mismo tiempo los teclados y la guitarra. En muchos podría haberse visto farol pero él lograba hacerlo con estilo.

A diferencia de otras bandas el grupo trae muy pocos sonidos sampleados, prácticamente sólo las voces, en lugar de eso, optan por tocar y grabar el sampleo en vivo. Creando capas y capas de sonidos para armar la canción enfrente de todos. Esto se notó sobre todo en “Sundome”, donde Dave Konpka creó sampleos con bajo y guitarra para armar el complejo sonido de la rola.

El apoyo visual de Battles eran dos pequeñas pantallas colocadas casi al centro del escenario donde se mostraba el arte de sus discos, sencillos, y los vocalistas invitados interpretando su parte, Gary Numan, Matías Aguayo y Kazu Makino para ser exactos. Simple pero funcionaba muy bien.

Fue impresionante ver la forma en la que hilaban las canciones. Conforme “Tonto” se apagaba ya empezaban a sonar las primeras notas de “Ice Cream”. El primer sencillo de Gloss Drop sonó increíble y fue de las rolas que más prendieron a la audiencia, cada uno de los presentes cantó a todo pulmón el pegajoso coro de la canción. Al terminar la versión “normal” del tema, Battles hizo una especie de remix del mismo, en el que Williams jugaba con la voz pregrabada de Matías Aguayo para crear una nueva versión. Antes de que esa canción pudiera terminar, el grupo ya estaba tocando “Inchworm” y se siguieron sin detenerse a tocar la pesada “My Machines”. Hicieron un impresionante jam de veinte minutos.

Los discursos no faltaron, tanto Williams como Konpka tomaron el micrófono en ocasiones distintas para agradecer al eufórico público que calificaron como el mejor del año, agregando que de ahora en adelante cada que hicieran gira por Estados Unidos se saltarían Arizona y mejor optarían por bajar al DF.

Lo mejor

“Atlas”, “Atlas”, “Atlas”, “Atlas”, “Atlas”, “Atlas” y “Atlas”. Alrededor de 8 minutos de pura gloria. No se sintió la ausencia de Tyondai, el grupo interpretó su obra maestra y el José Cuervo se convirtió en una fiesta, donde todos los asistentes movían los pies instintivamente al ritmo de la poderosa batería de John Stanier. Brincos, baile y muchísima energía, el mejor momento de toda la noche.

Lo malo

El concierto se suponía que empezaba a las 22:00 y en realidad empezó hasta las 22:45. La espera hizo que muchas personas en la audiencia se impacientaran, al mismo tiempo Battles ya se encontraba arreglando sus cosas sobre el escenario y todavía no terminaban de desmontar la estructura usada por los Djs que abrieron, quienes aburrieron en lugar de prender al público.

Lo feo

El encore, que sólo fue “Sundome”, sonó muy bien, sirvió para demostrar las habilidades de cada uno de los integrantes pero fue un poco anticlimático. Me quedo con el cierre de la primera parte del concierto, donde tocaron “Futura”.

Veredicto final

Gran banda compuesta por tres músicos virtuosos que nos tuvieron bailando toda la noche. Suenan mejor en vivo de lo que hacen en el disco, con una energía que muchas bandas desearían tener. Un excelente concierto que se va directo a los mejores del año.

Setlist

Africastle

Sweetie & Shag

Dominican Fade

Atlas

Wall Street

Tonto 

Ice Cream

Inchworm

My Machines

Futura

Sundome