Así estuvo el concierto de Ariana Grande en el Palacio de los Deportes

Canciones pop, mensajes feministas, referencias al atentado de Londres y muchas orejas de conejito. Acá te contamos lo mejor del concierto.

Al concierto de Ariana muchos fueron obligados, cuando les preguntabas: ¿por qué viniste? Señalaban con risa a su pareja y se lavaban las manos con frases como “a mí ni me gusta”. Al final, tanto fans como obligados, salieron contentos porque la cantante se aventó más de hora y media en el escenario.

¿Cómo estuvo? Divertido, muy vigilado, lleno de pop y de orejitas de conejo. Si se lo perdieron, o si irán hoy a la segunda fecha en el Palacio de los Deportes, y quieren saber qué esperar, sigan leyendo porque aquí les contamos.

Un policía cada cinco pasos

Ariana ya había visitado nuestra ciudad con su gira “Honeymoon Tour” (2015), pero con “Dangerous Woman Tour” las cosas fueron diferentes. Esto se sintió incluso antes de que comenzará el concierto. No importa cómo llegaran los fans –en metro, taxi, Uber o caminando– porque más allá del medio de transporte, al llegar, cualquiera podía ver que el lugar estaba ultra vigilado ya que cada cinco pasos había un oficial vigilando.

«Aquí adentró tenemos 50 o 60 elementos de la Secretaría de Seguridad», nos contó personal de seguridad de OCESA. Esto era ya pasando el primer filtro. «Afuera hay más de mil 250 y es parte de un operativo de la delegación Iztacalco: hay par evitar reventa, seguridad y vialidad. Mandaron un poquito más de lo normal por el contexto internacional»

El contexto se trata del atentado que ocurrió en Manchester, cuando Ariana presentó este tour en esa ciudad: hubo 22 muertos y más de 40 heridos. Después del ataque, la cantante canceló temporalmente su gira, realizó el concierto “One Love” en honor a las víctimas y se aseguró de reforzar la seguridad en sus próximos conciertos, los operativos del Palacio de los Deportes son la prueba.

Pop, orejas de conejito y mensajes feministas

Ahora sí, lo bueno: el concierto. No vamos a mentir empezó más de una hora tarde, se suponía que comenzaba a las 20:30 horas y en realidad Ariana llegó al escenario a las 21:45 pero a todos sus fans, muchos de los que llevaban diademas o máscaras con orejas de conejito (uno de los accesorios favoritos de la cantante) no les importó mucho. Abrió con “Be Alright” acompañada de un grupo de bailarines.

Siguió con otras canciones del álbum más reciente: “Everyday”, “Bad Decisions”, “Knew Better / Forever Boy” y el hit “One Last Time”. Al final esta serie de canciones y mientras realizaba un cambio de escenario y vestuario, se presentó el interludio de la gira “Not Asking For It”, un video que tiene a Ariana de protagonista con mensajes feministas como: empoderada, irreverente, libre, fuerte, humana, y el más importante not asking for it (no me lo estoy buscando).

Para “Side to Side”, Ariana recreó el video de esta rola y montó un gimnasio en medio del escenario con bicicletas, escaleras y aparatos de ejercicio. Cantó en medio de todo esto acompañada de sus bailarines, todos vestidos de blanco. Solo faltó Nikki Minaj, colaboradora en esta canción y en la que siguió: “Bang Bang”.

Aprovechando que todos los fans estaban emocionados por los hits, Ariana cantó otra de sus canciones más populares: “Focus”.

Después, bajo el tono con “I Don’t Care”, dejó claro que puede cantar cosas más complicadas que hits de pop pegajosos. Con esta canción llenó el Palacio de luces. Siguió “Moonlight”, otra rola que permite apreciar la increíble voz de Ariana, para cantarla la aritista se hincó a mitad del escenario.

Las canciones de pop –favoritas entre sus fans– regresaron con “Love Me Harder” y “Break Free”. Al terminarlas habló un poco de español y enloqueció todo el lugar con las palabras «Mexico City: te quiero mucho, te amo mucho». Siguió con “Sometimes” y, mientras la cantaba, cayeron globos del Palacio que se movieron entre el público.

El momento más emotivo de la noche fue la interpretación de la canción ganadora de un Óscar por la película el Mago de Oz, “Somewhere Over The Rainbow”, en honor a las víctimas del atentado de Manchester. La pantalla detrás de Ariana tenía un moño negro y no tuvo que decir nada más para que todos sus fans entendieran la referencia.

El final fueron el hit más reciente, “Into You”. Y sí, hubo una canción extra para todos aquellos que gritaron “otra, otra”, fue la que le dio el título al álbum: “Dangerous Woman”.

Ahora sí, cuéntanos: si fuiste, ¿te gustó el concierto? Si irás hoy, ¿qué es lo que más esperas?