9 Secretos sobre Caloncho, dichos por Caloncho

Entrevistamos a Óscar Alfonso

Cortesía.

¿Cómo es que de pronto el vocablo Caloncho se volvió del dominio público? ¿Cómo logró llegar al escenario del Vive Latino? ¿Cuáles son sus aficiones? ¿Por qué montó una gira con Mon Laferte? ¿Cómo consiguió que Siddhartha le produjera el EP Fruta? ¿Qué quiere hacer si algún día la música deja de ser lo suyo?

Para saber las respuestas, platicamos con Óscar Alfonso (Sonora, 1986) antes del par de conciertos que dará este fin de semana en el Teatro Metropólitan junto a Mon Laferte. Le sacamos 9 secretos para compartirlos con ustedes.

1. Su ascenso al Vive Latino

“En 2013 fue la primera vez que toqué fuera de Guadalajara. Fue en el Festival Marvin donde había pláticas para la escena de bandas independientes; ahí me dijeron que me acercara a Andrés Sánchez (promotor de rock en Ocesa y encargado de seleccionar talento), él es el del Vive Latino, y le entregara mi demo. Y fue el primer acercamiento, mi mánager lo contactó después para un desayuno y así fue como escuchó el disco, se armó y me invitaron”.

2. Así conoció a Siddhartha

“Fue mi maestro de batería. Yo me acuerdo que lo camareaba muy bien y siempre estaba así como de ‘ponme más ritmos, enséñame más’ y aprendía más rápido que mis compañeros y después de mucho tiempo lo busqué para saber si quería producir; se acordó de mí. Con ese preámbulo fue mas fácil acceder a él para producir el EP Fruta”.

3. El origen de ‘Caloncho’

“El vocablo es un híbrido de mis dos nombres: Óscar Alfonso y así me decía mi abuelito. Me pusieron los nombres de mis dos abuelos, uno se llamaba Óscar y el otro Alfonso, soy como la versión de ambos pero con un nuevo nombre”.

4. El verdadero sentido de la gira con Mon Laferte

“Yo a Mon la conocí sin saber que estábamos en la misma disquera, yo me hice fan antes. Surgió una interaccion genuina, me cae bien y admiro lo que hace. Soy realmente fan y viendo esa afinidad lo tripeamos con los managers y unimos fuerzas. Para los conciertos en el Metropólitan, cada quien tiene su show pero hay interacción mutua, es decir, en el show de Mon salgo yo y ella en el mío para cantar una rola. En el del 13 primero sale ella, y en el del 14 empiezo yo”.

5. Ama las bicis

“Me gustan machín las bicis. Tengo tres: una de montaña con la que me encanta irme al cerro con mi familia; una Cruiser con canastita atrás que usaba para ir por las caguas; y una Fixie que está bien divertida. Próximamente quiero una Vagabundo ring 20”.

6. Su debilidad por las naranjinas

“Me laten un chorro las naranjinas, son unas naranjitas chiquititas del tamaño de una moneda de 10 pesos (en Sonora), que se comen con cáscara. Son sumamente ácidas pero bañadas en sal y chile son deliciosas. Hace poco me regalaron un árbol de naranjinas”.

7. Le teme a los terremotos

“Me dan miedo los terremotos, en el 95 hubo uno en Guadalajara. Estábamos en el salón de clases haciendo un ejercicio de lectura y empezamos a sentir raro. El wey que estaba leyendo se puso tartamudo. Lo que más me da miedo es el sonido de la alarma del terremoto, es tan estruendoso que me da pavor, sudo con esa madre”.

8. Le gustaría vivir en la playa y el bosque

“Me quiero ir a vivir a la playa cuando se me acabe este rol de músico, quiero vivir en diferentes lugares, en diferentes etapas del año, también en el bosque, en la austeridad; con que tenga pa’ pagar la renta y comer, me basta”. 

9. Algún día quiere convertirse en vendedor de bicicletas

“Estudié relaciones internacionales pero no sé qué hacer con eso. En el futuro me gustaría vender bicicletas o trabajar en un changarrito, dicen por ahí que qué prefieres: ¿ser vendedor de mangos en la carretera? O corredor de bolsa en Nueva York, ¡mil veces vendedor de mangos! Será un placer atenderles”.

Caloncho y Mon Laferte
Teatro Metropólitan
sáb 13 de feb 20 h, dom 14 de feb 19 h
$200-$580

¿Tienes boleto para alguno de los conciertos?

Además checa:

Las estaciones del metro que estarán cerradas por la visita del Papa

Cómo demonios se usa el potro del amor

5 moteles kinky para reavivar la pasión