30-21

Ya lo pasado, ?pasado?

30 No Age – Everything In Between

Everything In Between pareciera ser la respuesta que buscaba el niño que se sale de los suburbios para intentar conquistar la gran ciudad. Afrontémoslo, crecer es una patada en donde más nos duele, pero no por eso tenemos que tirar la toalla y disfrutar de Sting, podemos seguir afiebrados y soñar con cosas que sólo un loco pensaría posibles. No Age ha madurado brutalmente, sus melodías son mucho más elaboradas, su ruido es mucho más calculado, sus letras más profundas, pero, a la vez, siguen siendo impúdicos y majestuosos. -Chelito

29 Kanye West – My Beautiful Dark Twisted Fantasy

Después de todo el hype creado por las publicaciones especializadas, era imposible no escuchar este disco. Lo primero que me vino a la cabeza cuando le puse play fue la imagen del ego del rapero. Le puse cara. Intenté dimensionarlo y ver por qué un megalómano de este calibre tiene tanto eco en los medios. El disco le hace honor a la soberbia de Kanye. Se trata de beats bien hechos, producción quirúrgica y una serie de invitados que terminan por hacerle el disco a este sujeto. La oscura fantasía del hombre de los shutter-shades me tiene sin cuidado, pero al final logra su cometido. Estamos hablando -nuevamente- de él. Por algo será… -Baxter

28 The National – High Violet

La voz del barítono Matt Berninger es un arma de dos filos. Puede dormir al más eufórico y al mismo tiempo revolucionar al más pasivo. Y es que gracias a los valores de producción de su quinto álbum, sus letras melancólicas, la insoportable nostalgia y furia contenida cobran un sentido universal. Gracias a ello, el álbum se convirtió en el mejor vendido de la banda hasta el momento, el que les abrió la puerta para que decenas de miles corearan sus canciones (viejas y nuevas) en los festivales más importantes del mundo. No es su mejor álbum, pero sí el más comprensible por el público en general. -Baxter

27 The Chemical Brothers – Further

Probablemente uno de los mejores discos del año que no recibió tanta atención, Further marca un regreso de los quimicarnales al sonido que los hizo famosos. El disco comienza con la delicada canción “Snow” y de ahí en adelante se convierte en un viaje sonoro que, además de garantizar la fiesta, recuerda a éxitos del grupo como “Star Guitar” y “Under the Influence”. El disco está planeado como un viaje audiovisual ya que el grupo lanzó videos para acompañar cada una de las canciones del álbum. No esperen éxitos pop como los del último disco, este es uno de los momentos más experimentales y menos comerciales del dúo, y eso lo decimos como un cumplido. “Horse Power” es una de las canciones más poderosas en toda la discografía de los Chemical Brothers mientras que el infeccioso ritmo de “Swoon” garantiza inspirar el baile en todo el que la escuche. -LGKing

26 Crystal Castles – Crystal Castles II

El dúo canadiense lanzó la esperada secuela a su álbum debut y nuevamente repitió el éxito del primer disco. Con Crystal Castles II, Etahn Kath y Alice Glass expandieron sus horizontes e incluyen nuevos géneros en su disco. Mientras que su debut se caracterizó por su frenético y ruidoso sonido, las canciones del segundo material muestran una evolución e inclusive fuertes influencias de new wave. Ahora, el grupo se vale de un sonido mucho más melodioso y canciones como “Not In Love” (con Robert Smith como invitado en la versión del sencillo) y Celestica muestra esa nueva faceta del grupo, al borde del pop. Destacan “Year of Silence”, la cual samplea a Sigur Rós y “Baptism”, que combina las melodías del segundo álbum con el frenetismo del primero. -LGKing

25 Bonnie “Prince” Billy & The Cairo Gang – The Wonder Show of the World

A Will Oldham se le puede tener plena confianza. Con uno de los catálogos más prolíficos y extensos del actual Indie rock, en su entrega del 2010 se vuelve a juntar con Emmett Kelly (también hizo The Lwtting Go y Lie Down in The Ligh) para entregar un documento más de los diálogos que tejen con sus guitarras acústicas. Probablemente lo que lo hace resaltar, es el enorme mundo de humores y sentimientos que Oldham logra transmitir con la austeridad de su sonido. Los ritmos brincan entre jazz, folk, country, blues y guitarra clásica; un creativo compendio de alt-rock americano generado desde sus entrañas (Kentucky, para ser exactos). -Dávalos

24 Mock & Toof – Tuning Echoes

La música de Mock & Toof es absolutamente amable, sin complicaciones y de una calidad microscópica. El sonido retro del disco neoyorquino con personalidad pop es el hilo conductor en este álbum, que a lo largo de la escucha va destapando sorpresas. Esto es sin duda la alta costura de la música.  -Chinix

23 Triángulo de Amor Bizarro – Año Santo

La mejor banda kilo por kilo de la gran escena española. Triángulo de Amor Bizarro es un animal extraño que no se permite repetirse. Así, en su segundo material de larga duración, sus inspiraciones shoegazeras se enclaustran en una caja de noise y psicodelia sumamente exquisita. Inventiva, desfachatez, explosividad, cinismo y guitarras machacantes hacen que TAB sea un ejemplo a a seguir dentro de la escena independiente. -Chelito

22 Small Sins – Pot Calls Kettle Black / Arts & Crafts

Saber que había salido un disco nuevo de Small Sins me puso por demás feliz, pasaron tres años desde aquel extraordinario Mood Swings. Thomas D’Arcy y compañía regresaron con Pot Calls Kettle Black, un álbum en el que D’Arcy se gradúa como uno de los mejores compositores de synth pop de los últimos tiempos. Lo que encontramos aquí es delicadeza en forma de canciones, y si tomamos en cuenta que el disco está producido por el maestro John McEntire (Tortoise, Sea and Cake) esto toma matices de genialidad. Pot Calls Kettle Black está lleno de ganchos pop esculpidos elegantemente hasta convertirlos en hermosas canciones llenas de melancolía y sin pretensiones. Por primera vez todos los integrantes de la banda graban el disco por completo, a diferencia de los trabajos anteriores donde D’Arcy grababa todas las partes, sin duda esto le da más coherencia y cohesión al sonido de Small Sins llevándolo de algo bueno a algo grandioso. -Chinix

21 Deerhunter – Halcyon Digest

Estos nerds musicales no pudieron escoger un mejor título para su disco: «Compendio Paradisíaco». En el mejor de los sentidos, Bradford Cox y su banda se salieron de la caja para componer, producir y mezclar su último disco. Ponerle play significa parar todo lo que está a tu alrededor y entregarte a la dulzura de sus guitarras etéreas, de la hipnótica voz que canta surrealismo, de la experimentación que termina por sonar como algo familiar. Es calma, es paraíso, introspección. Dalaaaaaaay. -Baxter

(Video: Triángulo de Amor Bizarro – De La Monarquía a la Criptocracia)