Yuridia, Angel

No rompas más mi pobre corazón

 

Un completo misterio. Pero esta versión literalmente pirata y karaoke de la jarocha (y peor aún, de la versión traducida al español) se ha colado en la colección de discos de muchos gays mexicanos. Y seguramente, muchos de esos gays tienen el disco pirata en lugar del original, que seguro no pasaba de los 80 pesos. Y aunque no lo crean, si es algo así como el clímax de una depresión post Cabaretito.

 

http://www.youtube.com/watch?v=AsmSxQTEVJA

Columnas anteriores:
Las coreografías gays
Polaroids del orgullo gay

Marcha gay: los básicos
Me enamoré de ti en un chat
Un puñal en serio

Los discos indispensables del clóset

Por una Cuba libre… de prejuicio
Los discos que los gays nunca tendrán

Notas relacionadas:
¿Papás gays?
Asesino a domicilio