Ya ningún mono es confiable

A media semana, la
noticia era replicada en todos los medios: "Mono Jojoy" había muerto. Así es,
un mono menos, pero este no era cualquier ‘primate’.

La cosa fue que tras un bombardeo a
las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, mejor conocidas por todos como las FARC, el jefe militar y segundo al mando Jorge Briceño Suárez o Mono Jojoy
murió. Obvio, este fue un duro golpe contra los guerrilleros que, como recordarán, secuestraron a Ingrid Betancourt.

Quizá pensemos que los miembros de estos grupos armados viven
en la austeridad y repudian todo lo que huela a capitalismo y a "imperio" (nos
encanta esa palabra… "imperio"), pero resulta que no. Mono Jojoy no predicaba con el ejemplo. Al contrario,
era ostentoso.

El sencillito
guerrillero usaba en su muñeca izquierda un reloj Rólex, una pieza auténtica
valuada en unos 13 mil dólares, más o menos unos 156 mil pesos. En vida, el "Jojoy" era
de gustos extravagantes y lucía el modelo "Submariner Date" de acero y
oro amarillo y sumergible hasta 300 metros de profundidad.

El reloj, unas
medicinas para la diabetes y unas botas en las que había un GPS, sirvieron
para identificar en la Operación "Sodoma" a Mono Jojoy, quien además de
los relojes carísimos, tenía otra debilidad: los caballos.

¿Qué
opinan? Sencillitos los señores guerrilleros, ¿no?

http://www.youtube.com/watch?v=ej01LdDoRZA