Ve a un balneario

No te lo pierdas

¿Qué plan?

Ir a un balneario

¿Por qué vale la pena?

Porque puedes vivir en carne propia, uno de los verbos más jocosos y absurdos de la historia: “tepeteonguear”. Además puedes ir a presumir tus carnes colgantes por tantas horas frente a la computadora y, además puedes cumplir con uno de los grandes clichés de la familia mexicana: ir a un balneario, aplicar el pic nic con muchos refrescos, chilitos en vinagre, y los niños corriendo libremente con el pañal mojado. Eso sí, si puedes meterte a la alberca (o como dicen algunos “meterte a bañar”) con un playera de tirantes o con un calzón Rinbros. Te ganarás nuestro más profundo respeto.

¿En dónde?

Tu di: Tepetongo, Tequisquiapan, Tequesquitengo, El Rollo, Ixtapan de la Sal.