Una lavadita

Esta noticia es muy morbosa, de hecho es las peores que hemos leído en los últimos meses; suponemos que a ustedes les impactará igual que a nosotros.

Un bebé con apenas 10 días de nacido murió luego de que su madre (si así se le puede llamar a la taradaesta) la pusiera accidentalmente en la lavadora junto a un montón deropa sucia.

Resulta que Lyndsey Fiddler, de 26años, quien vive en Oklahoma, Estados Unidos, escuchó un ruido raro en su cuarto de lavado ypensó que de nuevo algo se había atorado en la lavadora y, pst, no hizocaso.

Tras 40 minutos de lavado,enjuagado, perfumado, centrifugado y todo lo demás que hacen esos"aparatos del demonio" (mentira, son una maravilla), la mujerlevantó la tapa y entre la ropa con olor a suavizante aroma "talcode bebé" encontró el cuerpo de su hija Maggie-May Fiddler.

Acá no faltó el individuo de humor negrísimo que hizo bromas: "Seguro la mamá usó Suavitel Momentos Mágicos"… El mundo está cada vez más destruido. 

Ybueno, las investigaciones revelaron que la loca y descuidada mujerfue arrestada en abril por tomar drogas cuando tenía cuatro meses deembarazo. O sea, muy consciente no era la chava, quien tiene otros doshijos de cuatro y tres años.