Tu mente los recuerda bien

Esa publicidad que no olvidamos nunca.

No somos publicistas, pero sabemos que el poder de un buen
slogan puede mover montañas (la frase anterior, por ejemplo, puede ser un gran
slogan para… una marca de anticonceptivos o biblias).

Toda nuestra vida hemos estado expuestos a la publicidad y,
aunque no nos guste, nos afecta más de los que admitimos. Acá los quince
slogans que más se nos han pegado en las últimas dos décadas.

¿Qué otro
propones? Haz la sección de comentarios tuya.