Tragos que un verdadero hombre nunca debería tomar

Del Cosmopólitan a las gomichelas

iStock

Dicen las abuelas que el hombre debe ser feo, fuerte y formal, y hasta cierto punto tienen razón; aun cuando los tiempos son otros y hoy podemos ver a caballeros que se esmeran en cuidar su aspecto (tanto o más que las mujeres), hay cosas que no deberían cambiar, por el bien de la especie.

No quisiéramos difundir estereotipos, pero la mera verdad, ¿creen que resulta muy varonil plancharse las cejas, depilarse las extremidades, pedir elotes con chile del que no pica?, ¿verdad que no? Pues lo mismo ocurre con los tragos que bebemos.

Por ello, aquí te presentamos esta lista para que no hagas el oso con las nenas cuando visites un bar, pues ningún hombre que se precie de su virilidad debería tomar nunca, bajo ninguna circunstancia, los siguientes tragos:

1. Cosmopólitan. Si no quieres lucir como la protagonista más hot de Sex and the City, evita a toda costa pedir esta bebida; sobre todo, si vas en plan de ligue (a menos que pretendas ligarte al mesero o al valet parking).

2. Medias de seda. Si tu más grande anhelo es parecerte a tu abuelita en plena celebración un 10 de mayo, adelante: pide tu trago, pero asegúrate de que lo adornen con una sombrillita.

3. Coctel Margarita. Por amor a Dios y respeto a la patria, ¡jamás lo hagas! Los hombres nos aventamos el tequila derecho; si acaso, con limón y con sangrita. ¡Qué diría José Alfredo si los viera con esas payasadas!

4. París de noche. No sólo es naquérrimo y echa a perder el cognac, sino que además te dará un aire de esposa desesperada o, en el mejor de los casos, de dama de la vida galante. Por si fuera poco, ¡sabe horrible!

5. Curado de tutifruti. El emperador Cuauhtémoc te quemaría las patas si viera que pides un curado de frutitas. ¡Chale!, ni que fuera frutsi. Para los machines, no hay como el blanco naturalito, y para los muy intrépidos, el de ostión o jitomate. ¡No hay más!

6. Piña colada. A menos que estés en un crucero por el Caribe (y ni así, eh), rodeado de palmeras, cocos y bikinis, por lo que más quieras nunca pidas este coctel (menos aún, con Midori en vez de ron). Neta que pondrás por los suelos la reputación del género masculino.

7. Gomichelas. No hay un espectáculo más triste y sintomático del fin de los tiempos, que ver a un sujeto alto, mamey, barbado, con pelo en pecho y sudoroso, sumergir su palito de gomitas en un caldillo de salsitas chamoy con cerveza. Y más aún, hacer gestitos porque le agarró el limón.

8. Pink Panter. Nada más erróneo para apantallar en un bar, que pedir este yogurt hecho de rosita fresita.

9. Laguna azul. Si no deseas parecer la reina del cine porno, muy venida a menos, jamás debes solicitar al camarero un trago de éstos. No sea que mandes mensajes equivocados.

10. Coca-cola hervida. Si te gusta esta modalidad, pues allá tú, ahí sí no nos metemos; sólo recuerda que también puedes pedir frapuchino con chispitas de chocolate, té chai o soda italiana.

En fin, chilangos, esto es humor y cada quien puede probar lo que se le antoje pero coméntanos: ¿qué otros tragos agregarían a nuestra lista?, ¿han probado alguno? ¿Ustedes qué dicen?, ¿de qué se echan su rompope?

También checa

– La réplica exacta de Chucky en el DF
– 5 posiciones para tener sexo en el coche
– Un programa de miedo ochentero llamado ‘La Hora Marcada’
– 13 datos curiosos sobre ALF