Todo lo que debes saber sobre el VIH

¿Sabes cuál es la realidad tras los miles de mitos que existen?

iStock

El Día Mundial de la Lucha contra el Sida se celebra cada 1 de diciembre, y se ha convertido en una de las fechas internacionales de salud que más se reconocen. Existen una enorme cantidad de mitos sobre el virus, y hoy aclaramos varios de ellos.

Para ello, consultamos con Censida y con la sexóloga Ka, maestra educadora egresada del Instituto Mexicano de Sexología (Imesex) y a quien pueden encontrar en su Twitter y en su Facebook, para presentarte la realidad detrás del mito:

Mito: Claro, se infectó por promiscuo.

Realidad: No sabemos qué tan promiscuo sea o haya sido Charlie Sheen. Lo que sí sabemos es que el VIH se contagia por varios tipos de fluidos corporales, entre los que se encuentran el semen, el líquido preeyaculatorio, sangre, leche materna y secreciones vaginales. Una sola vez que haya un comportamiento de riesgo basta para infectarse.

Mito: El VIH es lo mismo que Sida.

Realidad: Nada más falso. A ver, seguramente te ha dado gripe. Eso significa que contrajiste el virus, pero no por ello VIVES con gripe. El VIH es el virus que causa la enfermedad del Sida. Y como no quisimos quedarnos con la duda, consultamos el Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina y encontramos esto: el Sida es la “fase final y avanzada de la infección crónica por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)”. O sea, uno puede ser portador del virus, pero no desarrollar la enfermedad.

Mito: ¡Tiene VIH! Se va a morir pronto.

Realidad: Error. Como decíamos, no necesariamente desarrollan la enfermedad y aunque la desarrolle, si recibe tratamiento, el riesgo de fallecer se reduce. Es decir, si la persona detecta a tiempo la presencia del VIH y su médico le receta los antiretrovirales debidos de forma oportuna, se puede evitar el desarrollo de infecciones o enfermedades que se generan por la baja de defensas que causa este síndrome. Ojo: hay que checar constantemente que los niveles estén bajos para evitar que aumenten. 

Mito: Ah, entonces si tiene Sida, se va a morir. 

Realidad: Y volvemos con lo mismo. Una persona que desarrolla la enfermedad y que no recibe tratamiento alguno puede llegar a desarrollar hasta cuatro o cinco infecciones por la baja de defensas y esto pondría en peligro su vida. Las infecciones o enfermedades más comunes son generadas por bacterias, virus o parásitos que se generan como consecuencia de este síndrome si no se recibe atención alguna. 

Mito: Si ya desarrolló el Sida, no habrá síntomas.

Realidad: En las primeras etapas, los síntomas son: temperaturas altas, pérdida de peso por la falta de apetito e, incluso, como nos comentaron en la línea de ayuda de Censida, puede haber infecciones respiratorias, gastrointestinales, cutáneas, vómito, diarrea. Los antiretrovirales atacan el virus, pero como éste muta, siempre está presente.

Mito: Dijo que tiene niveles casi indetectables, entonces cualquiera se puede acostar con él sin condón.

Realidad: Los niveles son CASI indetectables, pero esto no garantiza que no haya un contagio del virus. Por ello siempre se recomienda utilizar un condón. Los antiretrovirales dan una mejor calidad de vida a la persona, pero no eliminan completamente el virus. 

Existen infectados que tienen una condición llamada “indetectable“. Esto significa que la cantidad de virus en su sangre es más baja que el número estándar que detectan los exámenes de laboratorio. Es decir, la gente “indetectable” que sigue un tratamiento adecuado mantiene su salud en niveles altos y tiene menos riesgo de infectar a otros. Pero el riesgo no es 0%.

Mito: Si se rompe el condón, ya valió la cosa.

Realidad: A ver, según información de Censida el 95.1 de los casos de VIH son resultado de relaciones sexuales no protegidas. Así que si esto sucede se recomienda acudir en las primeras 72 horas a la clínica más cercana para realizarse las pruebas necesarias y recibir asesoría. Es importante saber cómo usar un condón, pues mientras se emplee correctamente, el riesgo de contagio es mínimo.

Mito: Pues entonces mejor le hago sexo oral y todos felices y contentos…

Realidad: Si la persona tiene una llaga en la boca puede contagiarse de VIH. Si durante el sexo oral no se cuidan con condón o con un plástico para proteger la vulva y la vagina, hay riesgo de transmisión. Y, aquí les va un dato interesante que nos compartió Ka: no se cepillen los dientes antes de bajar por el ala sur, ya que esto aumenta la probabilidad de contagio.

¿Qué les parece? La confesión de Charlie Sheen ha hecho mucho ruido, pero sobre todo porque la gente aún desconoce cómo actúa el virus y cómo se desarrolla la enfermedad (¡y eso que ya casi estamos en el 2016!). Mejor nos informamos y dejamos de estigmatizar a la gente, ¿no creen?

También lee:

5 películas sobre VIH/Sida

Las chicas de Charlie Sheen