Típico, nos salimos con la nuestra

Getty Images

Situación 4: (No tengo qué ponerme). ¡Y en realidad no tenemos qué ponernos! Si se trata de conocer a tus padres, ir al teatro o conocer a tus amigos, esos 20 pares de zapatos, 50 blusas y 30 pantalones no sirven para la ocasión, en serio. 

Tip: Avísennos, con al menos dos semanas de anticipación, que un evento exclusivo se avecina, así tendremos tiempo de comprar algo nuevo. 

Situación 5: (Me enamoró su personalidad, el físico es lo de menos). Aunque no lo crean, hombres, cuando ya pensamos en el dueño de nuestras quincenas, lo menos que nos importa es el físico. ¿Para qué queremos a todo un Mirrrey si será un enorme patán? Nos merecemos más que eso. 

Tip: Con que huelan bien y se comporten como caballeros nos basta. 

Situación 6: (Te creo y confío en ti). Obvio que mentimos y lo hacemos para confundirlos, para que crean que no están vigilados y a la primera que la rieguen, podamos darnos cuenta con nuestro stalkeo

Tip: Nunca confíen en que una mujer no los está vigilando. 

Situación 7: (Me encanta que salgas con tus amigos). Y sí nos encanta, porque a veces sentimos que nos asfixian.

Tip: Necesitamos un ratito para platicar con amigas sobre ustedes, y acabarlos, eso es natural, tanto como sus dos horas de futbol los domingos

Pero bueno, basta de contarles nuestros secretos, y aunque ya saben las verdaderas razones por las que mentimos, aún así seguirán amándonos.