Los superpoderes de papá

Porque siempre saben hacer las cosas mejor que tú

Getty Images

Los papás son una especie de superhéroes discretos. Ellos gozan de un sinfín de superpoderes capaces de hacer cualquier cosa. Y no es para menos, ya que para empezar, tienen el súper poder de aguantar nuestras tonterías durante años. 

Junio es el mes del padre y por eso decidimos honrar a nuestros progenitores, justo como a ellos les gustaría y a sus padres antes de ellos.

 Aquí nuestra lista de 7 poderes que los papás tienen (y eso que nunca sufrieron la picadura de alguna araña radiactiva). 

El superpoder de avergonzarte

Este es básico. No sabemos bien si es un superpoder o más bien parte esencial de la evolución del cerebro del hombre. Pero cuando deciden hacerlo, son los mejores. Ya sea en forma de apodos ridículos, o en preguntas incómodas a tus amigos/parejas siempre logran que tu rostro se torne rojo. Y pues, no hay nada que puedas hacer.

Ellos pueden arreglar todo, ¡todo! 

Típico que descompones cualquier cosa porque la tiraste, o le tiraste algo y ya no tienes idea de cómo arreglarla. Pues ellos, los papás, siempre tienen la solución para ello.

No importa si lo que echaste a perder fue la televisión, el control, tu auto, o tu vida, ellos siempre saben cómo hacer que todo vuelva a estar como nuevo. A menos que seas la #LadyProfeco y lo que arruinaste fue la carrera de tu papá. Ahí sí ni cómo. 

A gritos se aprende a manejar

Todos pasamos por la tortura de agarrar el volante mientras el sudor frío recorre tu rostro, las manos te tiemblan; se te apaga el carro, todos te pitan y, por supuesto, tu papá te grita eufórico que lo estás haciendo mal. Toda una pesadilla.

Sin embargo, después de un par de lecciones con tu papá, te das cuenta que ya manejas a la perfección y hasta resultas más cafre que los microbuseros.

Papá Rescatista

No importa si estás perdido en Iztapalapa o en una noche de jarra. Cuando necesites la ayuda de tu padre, acudirán a tu llamado. Como Batman cuando ve la ‘batiseñal’. Son unos verdaderos héroes a la hora de rescatar a sus hijos de cualquier peligro. Si te dicen “estoy ahí en 20 minutos” al minuto 19 con 50 segundos ya vislumbras la luz del auto que maneja tu papá. Una cosa increíble.

Los Mil Usos

Electricidad, química, biología, ciencias, carpintería, futbol, lucha libre y hasta psicólogía son algunos temas que dominan a la perfección. Lo mismo te pueden hablar sobre la Revolución Cubana como arreglar la tubería de tu casa. Son como hombres renacentistas que, además, te juzgan porque no sabes hacer ni la mitad de lo que ellos realizan con maestría. 

Son alcoholímetros con piernas

Típico: te fuiste de fiesta, tomaste como si de eso dependiera tu vida y para que no te cachen, intentaste bajarte la fiesta con unos ricos tacos de suadero con harta cebolla y cilantro. Además de unas pastillas de menta y hasta bebes un enjuague bucal de fondo pensando que no hay forma de que te cachen. 

Sin embargo, al regresar a casa encuentras a tu papá sentado en el sillón de la entrada, mirándote fijamente a los ojos. Intercambian miradas, hasta que él respira con aire de molestia y te dice: ¿Estás borracho, verdad? Ni en CSI.

Siempre tienen la razón (hasta cuando se equivocan)

Jamás importará si lo que apuntas está basado en teorías científicas, cuando les llevas la contraria, los libros de texto cambian mágicamente sus datos y la historia se ajusta a las opiniones de tu papá. Incluso cuando no tienen idea del tema, lo inventan y se vuelve oficial.